Un Estado en entredicho

Hugo E. Gamboa Cabrera

El nuevo Primer Ministro inglés, señor Johnson, quiere cerrar el Parlamento por unos días para poder tomar decisiones sobre el brexit, es decir, la salida de su país del acuerdo con la Unión Europea. Vizcarra, presidente del Perú, ha pensado también en cerrar el Congreso, para que el pueblo elija uno nuevo, incluido el Presidente de la República.

En Colombia, donde son pocos los congresistas honestos, otros que los colombianos conocen, son los que hacen oposición para obligar al gobierno de turno a reiniciar la mermelada, no pasa nada.

Y lo más desafortunado es esa aberrante coalición entre algunos congresistas y las Altas Cortes, provenientes del gobierno anterior, ligados para obstaculizar el normal desenvolvimiento del gobierno presidido por Iván Duque, al que quieren desvirtuar de cualquier manera. Parece un tema reiterativo, pero los colombianos no nos hemos concientizado sobre lo que nos corre pierna arriba.

No podemos olvidar el caso de Santrich. La JEP, se atravesó, la Corte Constitucional igual, el Consejo de Estado le autorizó posesionarse como congresista y, la Corte Suprema ordenó su liberación. Efectivamente, se les voló como un espíritu burlón. Y, tanto politiqueros como magistrados, ahí, como si no fuera con ellos, también burlándose del país y birlando su dignidad, sin un ápice de ética que les obligue, moralmente, a decirle a sus compatriotas que renuncian a sus altos cargos públicos.

En Colombia no existe esa posibilidad, pues la desvergüenza y la ambición no permiten ese tono moral. Eso sí, el actual gobierno nacional debe estar alerta, pues se notan las ganas de los corruptos, de desestabilizarlo.

Comments

Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar