¡No hay derecho!

Hugo E. Gamboa Cabrera

Este tema de la corrupción nos tiene a los colombianos mamados. Deberíamos traer al juez que manejó el proceso de “Lava Jato” en Brasil, condenando incluso al expresidente Lula.

Lástima que Iván Duque, previamente a su posesión como mandatario, se comprometió con Juampa a no gobernar con espejo retrovisor, lo que tiene a su gobierno en un callejón bastante oscuro.

Lo que sucedió el día de la Resurrección en el corregimiento de Portachuelo, del municipio de Rosas (Cauca), con más de 30 muertos, todos de estrato 0, es sumamente doloroso.

El tal Fondo de Adaptación, que era una caja menor de ciertos congresistas en el gobierno anterior, tiene alta responsabilidad en esa tragedia y en muchas otras que han quedado en el anonimato, gracias a que los órganos de control de entonces no funcionaban.

Los contratistas comprometidos jamás presentaron proyectos, pero cobraron, incluso con otrosí. Lo de Rosas “costó” más de nueve mil millones de pesos.

La extorsión a la que han sometido al actual gobierno es insostenible. Lo de las objeciones, sobre todo por aquello “de que el narcotráfico es delito conexo”, al no ser aprobadas en la Cámara (pendiente el Senado), nos recuerda lo que sucedió con la Asamblea Constituyente en 1991, cuando no aprobaron la extradición.

Todo el mundo supo por qué. Ahora con el Plan de Desarrollo presentado por Planeación Nacional, le agregaron en el Congreso 149 artículos más, so pena de no aprobarlo si el gobierno pretende borrarlos, sin importarles el hueco fiscal dejado por el mandato anterior. Como diría el bogotano aquel: “ala…que contiene todo esto…juepucha…”

Comments