Elecciones transparentes

Rosa María Agudelo

Las elecciones legislativas y las consultas interpartidistas realizadas el 11 de marzo dejan prendidas algunas alarmas para los comicios que se realizarán en mayo.

En primer lugar, durante la jornada se presentaron problemas logísticos que en algunos puestos demoraron las votaciones. No tiene sentido que el material se demore en llegar, que los jurados no estén bien capacitados y que no funcione correctamente el sistema biométrico.

La Registraduría tiene la suficiente experiencia para evitar este tipo de problemas. Tampoco es aceptable que no alcancen los tarjetones, como ocurrió con los de la consulta de derecha en muchos puestos de votación, ni que haya habido un supuesto empadronamiento.

Esos no son comportamientos de un sistema democrático serio. También son imperdonables las dudas en los preconteos y escrutinios de los votos. El país debe conocer pronto si hay actas adulteradas como denunciaron algunos candidatos en el Valle.

En ese aspecto el país tiene un pendiente que se denuncia elección tras elección sin que se haga nada al respecto. ¿Es confiable realmente el sistema que tenemos? La polarización que vive el país y la crisis que afrontan las instituciones exigen un sistema transparente que legitime la elección de quienes resulten ganadores.

En las vueltas presidenciales no puede haber sombra de duda sobre ningún resultado. Mucho menos si todo se resuelve en la primera vuelta, una posibilidad que no se puede descartar.

La Registraduría debe corregir las fallas y ajustar sus procedimientos para brindarle mayor confianza a los candidatos y a los ciudadanos. La democracia es un valor de nuestro país que debemos defender a ultranza.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar