De aplaudir

Natalia Bedoya

A punto de terminar su mandato, y por primera vez, debo aplaudir una medida implementada por Maurice Armitage. Con entusiasmo recibo la noticia de que el Alcalde de Cali firmó un decreto que prohíbe el consumo de sustancias psicoactivas en los parques de la ciudad.

Después del nefasto fallo de la Corte Constitucional, que dio vía libre al consumo drogas en los espacios públicos, nuestros niños quedaron desprotegidos, vulnerables ante la amenaza de los jíbaros y la drogadicción.

El Alcalde de Cali dio un primer paso, un decreto que deberían tomar como ejemplo los alcaldes de las demás ciudades. Proteger los derechos de los niños debe ser prioridad. Es una realidad que la droga se apodera de los niños y jóvenes mayores de 13 años y, que la decisión de la Corte de permitir su consumo en espacios públicos, pone en riesgo y convierte a los jóvenes en objetivo del microtráfico. Ganarle la lucha a la drogadicción es una tarea que tenemos todos desde nuestros hogares y que se extiende a los mandatarios locales.

Los derechos de los niños que asisten a los parques públicos a gozar de su derecho a la recreación, prevalece sobre el derecho del consumidor a su libre desarrollo de la personalidad. En una sociedad enferma, donde la politiquería se apodera de lo fundamental, decretos como el implementado por Armitage deben aplaudirse, son un primer paso para ganarle la lucha a la drogadicción.

Que la protección de los derechos del niño sea nuestra prioridad y se deje de favorecer al narcotraficante, que deberían estar tras las rejas. Bravo, alcalde Maurice Armitage, los derechos de los niños son prioridad.

Comments

Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar