Argumentos

Leonardo Medina Patiño

Realmente se siente que en un país vive la democracia cuando quien piensa contrario al partido de gobierno tiene derecho opinar abiertamente y con garantías, como lo sucedido esta semana con las objeciones por inconveniencia al proyecto de ley estatutaria de la JEP, que realizó el presidente Iván Duque.

Conforme al estatuto de la oposición, le correspondió a quienes fueron derrotados democráticamente en las urnas en la campaña presidencial presentar sus argumentos, frente a lo decidido por el señor presidente constitucional de Colombia.

Lo hicieron bien y con fundamento, mas no quiere decir que sea la tesis correcta.

Hay allí un valor importante de la democracia que es el respeto al derecho o a la opinión ajena, al contrario. Un bello ajedrez. Dialéctica pura.

Ambos, tanto el presidente como la oposición, presentaron con argumentos serios su posición frente a un mismo hecho.

Por supuesto que no coinciden, pero justamente de eso se trata, y los beneficiados son los ciudadanos porque se nutren de ambas tesis, para construir la propia o unirse a una de ellas.

Lo importante aquí es que la decisión sabiamente adoptada por el presidente, sigue incólume. Si bien la ley objetada fue analizada por la corte constitucional y la encontró ajustada al código fundamental de 1991, esta no es conveniente por las razones dadas claramente por el doctor Iván Duque Márquez y debe surtirse el trámite ante el congreso de la República, y eso se llama democracia.

Comments