Cali, agosto 5 de 2020. Actualizado:

TEMAS DESTACADOS:

No te pierdas “La gente feliz obtiene mejores resultados

¿Trabajas con personas que pelean con todos y por todo?

¿Cual es la emoción que más genera tu trabajo? ¿Miedo, rabia, tristeza, alegría o amor? ¿Sabías que resultados genera para la empresa la interacción emocional de todos tus compañeros?

Para el consultor internacional Carlos Julio Ramírez es importante identificar que conecta a cada empleado con su labor desde los diferentes niveles de emocionalidad para así entender el efecto en la productividad.

La rabia o el resentimiento

Es una emoción muy frecuente en los lugares de trabajo, por eso algunas personas pelean por todo y con todos. Su frase favorita es…”A mi no me pagan por hacer amigos”, por eso crean ambientes pesados, sus respuestas frente a los problemas de la empresa se reflejan en un “Yo no me la dejo montar de nadie” y sus relaciones se basan en el conflicto en la confrontación. Ellos crean escenarios de discordia y ambientes que se podrían denominar “calientes” dentro de la empresa.

El miedo

Estos son los profetas del desastre, nunca se arriesgan, nunca se atreven, siempre tienen miedo a fallar. Su frase de batalla es “yo les dije que eso no iba a funcionar” o “yo tengo un pálpito que algo va a pasar”. Generalmente no toman decisiones sino que dejan que otros las tomen y así tienen a quien echarle la culpa de lo que pueda pasar.

No proponen, no se atreven y se dedican a cuidar lo poco que tienen más que a luchar por resultados superiores. Esta actitud mata los emprendimientos de la gente, crean escenarios de desastre e inseguridad y generan ambientes de incertidumbre.

Tristeza

Son las personas que siempre dicen: No me valoran, no me quieren, me hacen a un lado, no valgo para los demás, a mi me persiguen, me buscan para el builling y siempre se aislan dentro del grupo. Su frase de batalla es “yo no se a mí porque me pasa esto”. Generan ambientes de trabajo fríos, se basan en la desconfianza, en el silencio, en quedarse callados. Ambientes fríos de distanciamento y no se proponen lograr cosas muy grandes porque no se sienten merecedores de los hechos. Poco espacio para la iniciativa y para el reto.

Alegría

El trabajo para ellos es un paseo, lo disfrutan. Su frase de cajón es: Va pa esa, pa las que sea, hagámosle. Crean ambientes y relaciones abiertas donde hay alegría y vitalidad. Llegan a ser personas muy propositivas y generan ideas.

El amor y el apasionamiento

Sus frases de cajón son “amo el trabajo, amo mi empresa”. Trabajan desde la gratitud, siempre dan gracias por la confianza a la empresa y por la oportunidad que le dan. Crean ambientes de mucha confianza y generan empresas perdurables.

¿Hay emociones buenas y malas?

Para Carlos Julio Ramírez es importante aclarar que esto no significa que haya emociones buenas ni malas, de hecho todas son necesarias, lo que importa es el uso que se les da.

• El miedo es bueno porque nos alerta del peligro pero si es mucho nos paraliza.

• La rabia es buena porque nos ayuda a defender nuestro territorio y valer lo que somos pero si es extrema se vuelve agresiva y atropella a los demás.

• La tristeza tiene su lado bueno porque nos conecta con el dolor de otro, crea empatía y benevolencia pero cuando el rango de tristeza es muy grande, lleva a la persona a un estado emocional de depresión, todo te afecta, todo te mata y destroza.

• La alegría es buena porque nos da la felicidad, para festejar pero en extremo se llama euforia y termina en un no respeto a los derechos de los demás. Exige que todo el mundo este en el mismo nivel de alegria.

• El amor nos fue dado para crear vínculos verdaderos, de largo plazo y en el trabajo se expresa como compromiso, lealtad. Si me voy al extremo puede ser nocivo y se habla de “si no es pa mi no es pa nadie” y es que puedo llegar a amar tanto que hago que la persona pase por encima de mí y viene la dependencia, la manipulación.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

Publicidad

PUBLICIDAD
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2020. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: