Cali, agosto 5 de 2020. Actualizado:

TEMAS DESTACADOS:

El primer grupo de liberación gay en Colombia nació en los años ‘40

Lingüistas investigan las jergas gays alrededor del mundo

El primer grupo de liberación gay en Colombia nació en los años ‘40, estaba compuesto completamente por hombres y era llamado “Los Felipitos”, era clandestino y limitado a un pequeño grupo de individuos de las clases altas.

En 1970 un grupo llamado Movimiento por la Liberación Homosexual llevó a cabo la primera marcha gay, la cual hasta el día de hoy se sigue celebrando los 28 de junio de cada año. A propósito de este evento, un equipo de lingüistas del departamento de Didáctica de la aplicación de idiomas Babbel, investigó cómo los gays han desarrollado alrededor del mundo formas de comunicación para que personas “de afuera” no los entendieran.

El argot queer brasileño se llama “pajubá” y es hablado prácticamente en todo el país, con pocas variaciones regionales. El lenguaje incorpora muchos elementos de las lenguas iorubá, ya que las religiones afro-brasileñas son relativamente abiertas a la homosexualidad. Algunas de esas palabras son conocidas por gran parte de los brasileños, como “erê”, que significa “niño”. “Aqué” (“dinero”) y “alibã” (“oficial de policía”) son menos conocidas.

Otra característica del lenguaje gay en Brasil es el uso de nombres femeninos. “Dar a Elsa”, por ejemplo, significa “robar”. Generalmente, los nombres que se utilizan en estas expresiones están inspirados en actrices de telenovelas y cantantes famosas. Algunas expresiones del pajubá ahora también son conocidas fuera de la comunidad gay debido a su uso en los medios de comunicación. Hay, incluso, uno diccionario de pajubá llamado “Aurélia” y su nombre hace honor de forma bromista al famoso diccionario de portugués brasileño: “Aurélio”.

En el caso de Turquía, el “lubunca” también se ha difundido cada vez más fuera de la comunidad gay. Este lenguaje se basa en muchas lenguas minoritarias habladas en el país; como el griego, el kurdo y el búlgaro. Sin embargo, la mayoría de las palabras vienen del rumano (idioma hablado por una de las comunidades más marginadas dentro y fuera de Turquía, los gitanos).

Sudáfrica, además de haber sido el primer país africano y uno de los primeros del mundo en legalizar el matrimonio homosexual, tiene 11 lenguas oficiales y dos argots gays, que son reflejo de las divisiones raciales históricas del país. El “gayle” surgió en la década de 1950 y es hablado sobre todo por los blancos. Se basa en el inglés y en el afrikaans e incorpora diversos términos del “polari” británico (argot queer del Reino Unido) y jergas de los Estados Unidos. Lo más interesante del gayle, así como del “pajubá”, es que la mayoría de las palabras son femeninas. “Mónica”, por ejemplo, viene de “money” (dinero); “Priscilla”, de “policeman” (oficial de policía); y “Jessica”, de “jewellery” (joyas). El término “gail”, de donde proviene la palabra argot, significa “charlar”.

La comunidad negra sudafricana también tiene su argot propio, el “isiNgqumo”, que significa “decisiones”. El isiNgqumo está basado en algunas lenguas nguni, un grupo dentro de las lenguas bantú. En comparación con el gayle, aún no ha sido muy estudiado y documentado. Esa diferencia entre los dos argots sudafricanos refleja las tensiones raciales presentes en la historia del país y que, desafortunadamente, son más fuertes que la experiencia compartida por la comunidad LGBT+.

En Indonesia existe el llamado “bahasa gay”. Una de las características es simplemente añadir “-ong” al final de las palabras. Así, “banci”, que significa “mujer trans”, se convierte en “bancong”. Otra forma para construir palabras es añadir -in- entre las sílabas. Banci, para continuar usando el mismo ejemplo, se convierte en “Binancin”.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

Publicidad

PUBLICIDAD
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2020. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: