Un mes perdido

Edwin Maldonado

Después de un año para olvidar, en el que vivimos la crisis mundial más grande en los últimos 100 años, que puso en jaque los sistema de salud, económico y social de la mayoría de países, se esperaba que este año empezáramos con pie derecho a consolidar una senda de recuperación económica sostenible.

Las noticias esperanzadoras con las que terminamos el 2020, cuando vimos que muchos países empezaron a hacer uso de las vacunas contra el COVID-19, nos hacía confiar que pronto llegarían a nuestro país.

Lastimosamente, tuvimos un mes sin información clara sobre el inicio de la vacunación, lleno de ataques de un lado y del otro, con discusiones sobre si se negoció a tiempo o no, y una revalidación de la alta concentración de ingreso e inversión en unos pocos países, que se ha manifestado esta vez, en el acaparamiento de vacunas en muy pocos países.

Como si no fuera poco esto, muchas informaciones falsas alrededor de la efectividad y pertinencia de la vacuna ha calado en mucha gente, como pasa en muchos otros temas, la población cree más en fakes news que en la evidencia. El hecho de que el 40% de la población considere no aplicarse la vacuna, demuestra que adicional al reto logístico, tendremos un reto pedagógico incluso más difícil, que el de hacer entender a la gente, que debíamos cuidarnos con las medidas de bioseguridad, para cuidarnos todos.

En el frente político, en el marco de las diferencias que existen, ilusamente uno podría esperar que dada la afectación que ha tenido la población en esta crisis humanitaria y que exista un riesgo claro que un gran número de personas pueda caer en la pobreza, fuera suficiente motivo para que nos uniéramos como país, para hacer frente a los retos que tenemos. Sin embargo, nuestra realidad es recurrente en muchos males, adicional a los continuos debates infértiles sobre lo que no se debe o se debe hacer en el país, en las regiones el mes de enero ha sido un ejemplo de la constante en los últimos años, unos mandatarios con baja gobernabilidad y unos oportunistas que desde que empieza un mandato ya están haciendo campaña de revocatoria.

Es cierto que muchos mandatarios han aprovechado la pandemia para un manejo inadecuado de los recursos, que deben ser objeto de investigación y sanción, como ha sucedido en algunos casos. Otros, andan como caballo con visera, mirando hacia un solo lugar, creyendo que van bien cómo van y sin escuchar a sus contradictores, a la comunidad o al sector empresarial. Y tal vez muchos no han cumplido sus promesas de campaña a cabalidad, todo esto es verdad. Pero la pregunta que nos debemos hacer es, si esto es pertinente en medio de esta crisis humanitaria, si esto va a solucionar los problemas de fondo que tienen nuestras ciudades y si no es mejor concentrar los esfuerzos en reforzar la veeduría y vigilancia ciudadana y la exigencia de rendiciones de cuentas, y unirnos en trabajar en lo urgente.

Por último en materia económica, muchos esperábamos que este año fuera el año de la reactivación, porque hay que aclarar que hasta ahora solo se ha dado una reapertura de la mayoría de los sectores económicos donde muchas empresas no están teniendo ingresos sostenibles, y que solo se han tomado medidas de mitigación para proteger el empleo y el tejido productivo, pero todavía faltan medidas integrales y estratégicas que impulsen una recuperación del consumo y la inversión, que permitan que las actividades empresariales y particulares, ya sea formales o informales, recuperen la dinámica productiva que traían antes de la pandemia.

Pero otra vez no, empezamos el año con medidas restrictivas que afectaron aún más, la ya debilitada caja de las empresas. Según Fedesarollo las nuevas restricciones a la movilidad que se hicieron en enero, generaron un costo de entre 8,3 y 12,5 billones de pesos y la pérdida de al menos 146 mil empleos. Más allá de las mismas medidas, lo que preocupa es la forma y el tiempo de cómo se socializan sin tener en cuenta que las personas y empresas deben planificar sus actividades. Y más grave aún, que se tomen este tipo de medidas, cuando sabemos que ya no son eficientes, porque hay indisciplina social por parte de la ciudadanía, y en muchas actividades informales la necesidad de ingreso prima más que las normas, puesto que no cuentan con siquiera recursos para cumplir los protocolos de bioseguridad y requieren un sustento diario. Es decir, los platos rotos los pagan los que generan empleo formal.

Todo lo anterior, deja entender que el mes de enero fue un mes perdido, e incluso yo particularmente no había tenido tiempo para retomar las columnas en este espacio. Pero esta columna, la primera del año, no la escribo con el ánimo ser pesimista, sino como una invitación a que el resto del año si aprovechamos el tiempo para trabajar en lo fundamental, puesto que solo unidos podremos salir avante de esta crisis.

En momentos de incertidumbre y decepción, uno tiene dos opciones, se deja llevar por lo malo que pasa o saca a relucir lo bueno. A pesar que no avanzamos en la vacunación, los resultados en muchos países son alentadores, mientras muchos se quejan y no aportan, otros pareciera que desean que esto salga mal, muchos funcionarios a nivel nacional y en las regiones con el apoyo de muchos actores privados y públicos han venido afinando la logística, para garantizar que la vacunación salga lo mejor posible.

Mientras unos líderes siguen estimulando la polarización, el oportunismo y el populismo, unos pocos están buscando la unión a pesar de las diferencias y buscando concertar soluciones de cara al futuro.

Mientras hay incertidumbre en materia económica, muchas entidades públicas y privadas están acompañando a las empresas en medio de esta crisis, y muchas empresas han sacado a relucir su capacidad de innovación para adaptarse y mantener el empleo.

En medio de las cosas malas siempre hay cosas buenas que resaltar y de todos depende que el 2021 no sea un año perdido.

@edherma

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar