Rafael Uribe Uribe, el liberalismo y la guerra

Alberto Ramos Garbiras

Rafael Uribe Uribe, un polifacético personaje colombiano , de antepasados Vascos, abogado de la Universidad del Rosario, escritor, congresista,agricultor,defensor e impulsor del cooperativismo,abanderado de los cafeteros, con inclinaciones por el derecho laboral, defensor de la paz pero forzadamente los acontecimientos lo arrojaron al a guerra, promotor de la libertad de prensa, con antepasados y familiares colonizadores y fundadores de municipios (Amagá, Fredonia, Valparaíso, Sevilla), defensor acérrimo del liberalismo, escribió el libro “El liberalismo no es pecado”, que por intrigas palaciegas ante El Vaticano, fue prohibido por el Papa .

Rafael Uribe Uribe, un antioqueño que se inclinó por la política y el periodismo, le tocó ser militar, se debatió en 4 guerras civiles, no pudo ver gobernar a su partido con tranquilidad pues desde que tenía 17 años fue a la guerra de 1876 a defender al partido político que la familia seguía(en la guerra de las escuelas, guerra religiosa), y el triunfo fue capitalizado por Rafael Núñez que sin haber combatido se apoderaría del alma del militar triunfante, Julián Trujillo Largacha, postulado por Núñez a la presidencia, de esta forma cooptándolo y utilizándolo para crear otra formación política, el Partido Nacional, un partido político andrógino entre liberales y conservadores, para construir el régimen de La Regeneración.

Luego cuando Uribe Uribe tenía 21 años, el liberalismo radical perdió el poder por el transfuguismo de Rafael Núñez desde que obtiene la primera presidencia(1880-1882), ya tenía la meta de cambiar la Constitución de 1863 desbaratando el orden territorial federal para llevar a Colombia hacia el centralismo. Núñez desemboza su proyecto político centralista,hegemónico,autoritario y unipersonal: La Regeneración administrativa para obtener la concentración del poder. Un cálculo político para vencer a sus ex-copartidarios liberales que habían establecido el radicalismo desde la Constitución de Rionegro con todas las garantías del liberalismo puro de estirpe francesa. Núñez como converso sale del anticlericalismo que expropió curas, como Ministro de Hacienda ,con la confiscación de bienes de manos muertas y regresa al catolicismo monacal-confesional, para “resarcir a la iglesia”, ayudándoles a recuperar las “perdidas” y los privilegios coloniales almacenados en 300 años.

A Rafael Uribe Uribe, le correspondió vivir una época de transición entre los rezagos coloniales en medio de la República en marcha y el despuntar del siglo XX, sin que la formación plena del Estado-nación hubiese podido lograrse.

Para defender al partido liberal-radical tuvo que acudir a tres cruentas guerras civiles en 1885, 1895 y 1899, las tres las perdió contra el ejército oficial de La Regeneración; estuvo preso varias veces, fue Representante a la Cámara, pronunció más de 30 discursos importantes donde dejó ver su impronta de doctrinante, comando batallones, fue herido en combate, ejerció las relaciones internacionales para conseguir pertrechos y suministros de combate, se alineó con presidentes vecinos, se alió con presidentes vecinos para buscar el triunfo y cambiarle el rumbo al país, fue ministro plenipotenciario en Suramérica, enfrentó inquinas e intrigas, descuidó a su familia por acudir a las guerras, renovó la política liberal, fue el último radical sin haber sido fundador de esa corriente y fue asesinado por denunciar la corrupción de los bicéfalos del partido nacional(liberales y conservadores)hermanados por Rafael Núñez para manejar el país durante varios períodos presidenciales. Gabriel García Márquez, se inspiró en la vida, vicisitudes y avatares de Rafael Uribe Uribe y creó el personaje del coronel Aureliano Buendía, con el perfil de este político-militar, aplicándole actos del realismo mágico.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar