Diario Occidente

¿Qué hace doler mi espalda?

Dra. Natalia Álvarez Aguado

Con los cambios que ha generado la pandemia, hoy en dia trasladamos la oficina a casa, generando inconvenientes de tiempo, y de largas jornadas de trabajo, en lugares como la sala, el sofá donde descansábamos, la mesa de la cocina, entre otros lugares, para mejorar temas de conexión, por comodidad o por que no teníamos espacios acondicionados para dichas labores.

Hoy en día en el Centro Médico Integrativo Maná en el cual laboro, de cada 15 pacientes que atiendo en la consulta diaria, 3 tienen temas osteoarticulares, generalmente dolores generados por malas posturas, y la virtualidad actual.

Sin decir todos los temas que se desarrollan en el entorno de nuestro hogar, por temas de convivencia, un claro ejemplo de ello es el ruido que puede generar el otro mientras tú te encuentras en una charla con tu jefe del cual depende tu empleo, entre otras situaciones que a diario escucho a los pacientes en consulta.

Entre los temas de dolor de espalda, en columnas pasadas, escribí sobre dolores cervicales, hoy les escribiré de temas generados en el dorso de la espalda, generalmente a esta zona la conocemos como “paletas”, donde se encuentran las escápulas. La columna son los primeros cimientos de la vida y tiene una estrecha relación con nuestro niño interno. Pero en emociones cada vértebra tiene un significado, iniciaremos con la primera vertebral dorsal o torácica la llamaremos

D1: la primera vértebra dorsal D1 puede reaccionar fuertemente cuando vas hasta tus límites bien sea en el trabajo, bien sea en el deporte, en suma, en todas las situaciones en que vas hasta el final de tus fuerzas mentales, físicas o emocionales. Puede traer dolencias en cualquier parte de tu cuerpo situada entre los codos y la punta de los dedos de manos, así como dificultades respiratorias(tos, asma, etc.) así como un rechazo a tu entorno.

D2: la segunda vértebra dorsal D2 reaccionará fácilmente cuando acumulas y ahogas tus emociones. Una D2 en mal estado suele estar acompañada de malestar y dolores en el corazón y los órganos que se vinculan a ellos, así como a los pulmones.

D3: la tercera vértebra dorsal está esencialmente relacionada con los pulmones y el pecho. Suele afectar a personas con tendencia a juzgar a cualquier persona o situación.

D4: la cuarta vértebra dorsal se refiere a los placeres, a los deseos, a las tentaciones frecuentemente
insatisfechos. A veces nuestras esperas son desmesuradas, al no verlas realizadas. Cuando está afectada, también puede seguir una dificultad con la vesícula biliar.

D5: la quinta vértebra dorsal se puede afectar al encontrar en una situación en que tienes la sensación de perder el control. En mal estado de D5 frecuentemente está acompañado de diversos malestares afectando mi hígado y mi circulación sanguínea.

D6: la sexta vértebra dorsal, va a reaccionar cuando te criticas y juzgas severamente. Puedes haber sido educado en un entorno muy estricto en el cual los valores y las líneas de conducta debían seguirse al pie de la letra. Una
D6 en mal estado se suele acompañar de malestar al nivel del estómago.

D7: la séptima vértebra dorsal D7 es una trabajadora de trabajos forzados. Reacciona cuando te empujas al límite en las cosas que debes hacer, sin escuchar a tu cuerpo cuando necesita descansar o relajarse.

D8 y D9: las octava y novena vértebra dorsal se ubican a la altura del diafragma y están estrechamente vinculadas. Por esto, se tratan juntas. Se afectan principalmente cuando vives una inseguridad debido a un miedo de perder el control en una situación o con una persona. Una D8 lastimada puede acompañarse de dolores del diafragma y el bazo (incluyendo los trastornos de la sangre) mientras que D9 en mal estado estará acompañada de alergia o de un mal funcionamiento de las glándulas suprarrenales o de urticaria.

D10: Cuando la décima vértebra dorsal está afectada, esto suele reflejar una profunda inseguridad frente a la cual te sientes sin armas, sin recursos. Una en mal estado se acompaña frecuentemente de dolores en los riñones, reconocidos como la sede del miedo.

D11: las anomalías en la onceava vértebra dorsal se hallan también cuando tu sistema nervioso tiene dificultad en funcionar. Las dolencias se acompañan frecuentemente de dolores en los riñones así como de enfermedades de piel (eczema, acné, etc.).

D12: la doceava vértebra dorsal está afectada sobre todo cuando vives en un lugar cerrado. Una afección en el nivel de la D12 se acompaña frecuentemente de males intestinales, dolores en las articulaciones, una circulación linfática deficiente y a veces afecciones en las trompas de Falopio.

Recuerden que desde otra mirada es importante realizar estiramientos cada dos horas, tomar 8 horas de descanso, asegurar el area de trabajo con una adecuada silla, revisar nuestra postura. Hacer ejercicios de respiración con estiramientos.

Si estas lectura resuena contigo te espero en mis redes sociales en Instagram: @dra_nataliaalvarez o en la página Facebook: @centromedicomana; los esperamos con una mirada integral de la enfermedad o para solicitud de citas via whatsapp (+57) 310 821 1543 en el Centro Médico Integrativo Mana.

*Directora Médica del Centro Médico Integrativo Mana, Máster en Nutrición y Dietética Humana, Medicina Antiedad, Psicoterapeuta Transpersonal, Medicina Tradicional China, Terapia Neural.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar