La religión y la política

Alberto Ramos Garbiras

Después de terminarse la Colonia (260 años de dominación española, sin contar la Conquista), al nacer el Estado colombiano la iglesia se quedó actuando dentro de la República, pero estaba sujeta al vaivén de los cambios que se fueran presentando por la implantación de una nueva juridicidad que daría al traste con la legislación anterior.

La relación iglesia/ Estado comenzó a cambiar porque los nuevos gobernantes estaban influidos de la ilustración europea, de las libertades contenidas en los derechos humanos, de la filosofía alemana y del laicismo para gobernar desprendiéndose de la teología que impregnó las instituciones de la Colonia por el baño tomista de la monarquía.

La iglesia quería seguir actuando impregnando todo el tejido social, en la práctica siguió en similar postura a la de antes, pero poco a poco se le colocaron los frenos.

Cualquier investigador que acuda a las diferentes fuentes puede medir esos cambios, revisando las novelas históricas, los periódicos del siglo XIX, los ensayos históricos, los relatos de viajeros, las normas expedidas, las reformas de los gobiernos liberales y los documentos oficiales.

Como lo expone José David Cortés, la religión lo permeaba todo en el siglo XIX, desde la política, la ideología, la economía, la cultura, la educación, hasta el ordenamiento social.

La República en despegue cambió las reglas del patronato real y empezaron los forcejeos. Los gobernantes liberales, desde José de Márquez, los de mitad de siglo ( Mosquera, López y Obando) y los radicales de Rionegro (Murillo Toro, Aquileo Parra, y otros), recortaron esas prebendas y favorecimientos: Las rentas que tenían se vieron reducidas, los diezmos fueron tasados, se practicó la desamortización de bienes de manos muertas, o sea sacar los bienes al mercado o volverlos útiles en manos del Estado, se les quitó los derechos de estola, los censos agrarios se rebajaron, se ordenó la tuición, inspección de cultos,etc.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar