Mario Germán Fernández De Soto

La mujer rural

Mario Germán Fernández De Soto

Las campesinas de Colombia merecen un mejor trato por parte del Estado, que ha olvidado el papel que cumplen en el desarrollo del agro y de las comunidades rurales.

Debe brindarse las mismas oportunidades a aquellas que labran la tierra, además de velar por el cuidado de su familia.

La mujer rural debe ser propietaria de su tierra buscando emprender proyectos productivos para mejorar sus ingresos.

Se calcula que en el país existen 5.760.000 campesinas que aportan a la producción agrícola hombro a hombro al lado de sus esposos, generando los más importantes valores sociales que generalmente no son reconocidos por una institucionalidad que ha sido pensada para los hombres.

No se trata de discriminación ni mucho menos de promover el feminismo sino de reclamar lo que es justo para un grupo poblacional abandonado a su suerte.

Es necesario promover una serie de programas de orden académico y financiero que permita el impulso al emprendimiento rural y a la promoción de capital de trabajo para consolidar la tarea edificante de la mujer campesina. El gobierno nacional ha anunciado destinar $ 200.000 millones a la promoción de las campesinas que enaltecen día a día a sus comunidades.

El fondo para la mujer rural se ocupará de ejecutar programas dirigidos a formar a las campesinas para adelantar inversiones productivas buscando que se conviertan en propietarias.

Pienso que además deben implantarse planes para la construcción de centros de desarrollo infantil en las áreas rurales en donde sus hijos puedan permanecer bajo cuidados especiales con profesionales especializados en pedagogía y nutrición, adelantando estudios de básica primaria que se articulen con una oferta educativa técnica y tecnológica para el desarrollo del campo colombiano.

No es un secreto que los hijos de los campesinos ya no quieren permanecer en las parcelas de sus padres porque no encuentran oportunidades para mejorar su calidad de vida y prefieren buscar otras opciones en los centros urbanos.

Creo que llegó la hora de promover a la mujer campesina y reconocer su aporte a la sociedad y su liderazgo en la producción agrícola del país.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar