El germen de los partidos desideologizados

Alberto Ramos Garbiras

En 1885, durante la segunda presidencia de Rafael Núñez dentro de la etapa del Olimpo Radical (1863-1886), casi 23 años de gobiernos liberales, ya el radicalismo estando en el poder, se consideraba que no estaba en el poder, era la derecha del liberalismo la que gobernaba. Rafael Núñez, presidente de origen radical había formado una disidencia llamada liberalismo independiente y coqueteaba con amplios sectores el partido conservador para organizar un nuevo partido que se llamó Partido Nacional. Desde antes de su primera presidencia (1880-1882), el período era de dos años solamente (norma de la Constitución de 1863 que se incluyó para frenar los sucesivos gobiernos de Tomás Cipriano de Mosquera); a partir del gobierno de Julián Trujillo(1878-1880) Núñez como mentor de este gobernó en cuerpo ajeno.

Ejerciendo la presidencia del Congreso, Rafael Núñez, se desprendió del liberalismo radical e influyó durante todo el mandato sobre el presidente de la república, o de la Unión como se decía; un gobierno en medio de presidentes federales, la mayoría, miembros del Olimpo Radical, en los estados de Cundinamarca, Magdalena, Tolima, Cauca, Bolívar, Antioquía; con la ventaja de tener el presidente nacional ,urdió el plan de desestabilizarlos promoviendo guerras locales o estaduales, o general crisis institucionales, para tumbarlos y colocar presidentes federales de su entorno a fin de asegurar la elección en el período siguiente, todo apuntalado por Julián Trujillo, en contravía de la norma constitucional que requería neutralidad del presidente de la república, utilizaron al Guardia Nacional para este plan de guerras regionales: la guerra instrumentalizada para llegar al poder. Durante este gobierno Núñez fue el artífice de las políticas públicas y emprendió un calculado programa para socavar a los ejecutivos de los estados regionales, un plan maquiavélico para la toma del poder.

La división del radicalismo alentada por Rafael Núñez fue fraguada para accionar un proceso de desconstitucionalización de la carta magna de 1863 y la preconfección de lo que sería la carta magna para 1886. Núñez al decidir apartarse de los liberales radicales, se apartaba del modelo federal de gobierno para concebir el retorno del centralismo con énfasis en el presidencialismo, la concentración unipersonal del poder alargando el período a 6 años. Hasta 1991 se mantuvo el armazón institucional patentado en 1886, ni siquiera las 42 reformas constitucionales que se hicieron en 105 años debilitaron la carta política que el diseño con José Eusebio Caro y sus aliados los conservadores que, cogobernaron hasta la muerte de Núñez en 1894(un Frente Nacional decimonónico), y siguieron hasta 1930 con los cambios que introdujo la reforma de Rafael Reyes en 1905. El federalismo fue derrotado y opacado hasta hoy como modelo territorial pese a los reiterados intentos y proyectos para revivirlo. Allí comenzó el desperfilamiento de los dos partidos que nacieron en el siglo XIX, que luego pactaron otro Frente nacional en 1958 hasta 1974, siguieron cogobernando en el Post-frente( 1974-1991) y que aún hoy gobiernan con otras alianzas multiformes mutando desde adentro de los cuatro períodos del presidente Uribe Vélez y de Santos calderón.

Ya como presidente en 1885 Núñez concluyó su tarea de acabar con los liberales radicales; le declararon la guerra atacando primero al presidente federal de Santander y ante las arremetidas de Gaitán Obeso en la costa atlántica, Núñez decidió para fortalecer la Guardia nacional, formar un cuerpo armado que no estaba en las estructuras del ejército, delegó en Leonardo Canal, líder conservador, la formación de un cuerpo armado llamado Guardia Urbana o ejército de la reserva, a través del Decreto 26 de 1885, en la práctica un grupo paramilitar amorfo de 3.765 conservadores para ir a la guerra contra los liberales.

Indalecio Liévano Aguirre en la biografía sobre Núñez dice que antes de todo este accionar, él ató de reformar al partido liberal desde adentro, pero no pudo por los dogmas que propalaba Manuel Murillo Toro , aspirando conducir la sociedad colombiana garantizando las libertades absolutas que había asimilado de la revolución francesa y de los socialistas europeos de la mitad del siglo XIX. Núñez lo hizo desde la prensa y la tribuna, con columnas de prensa daba a conocer la clase de sociedad que debería tener el país, esos escritos se condensaron en artículos de la constitución de 1886.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar