El centro político: con fuerzas y tendencias

Alberto Ramos Garbiras

Derechas e izquierdas una diferenciación que lleva ya 230 años desde las posturas tomadas por Girondinos y Jacobinos en la Asamblea General o nuevo parlamento que enfrentaba los estertores de la monarquía de los Capeto con su búsqueda de alianzas para retornar al poder e incumplir el constitucionalismo monárquico como primer paso para construir lo límites al poder que la revolución francesa ideó. Y aún no ha podido ser reemplazada esa terminología, ni superado el debate cada que en cualquier país surgen partidos de derecha o de izquierda que llegan al poder o se intercalan.

El centro político que se pretende coaligar para definir un candidato único en la consulta interpartidista de marzo 2022 tiene matices, corrientes, tendencias y expresiones diversas que en una primera etapa de confluencia no se pueden excluir porque no prosperaría el llamado al formar el centro.

Aquí el pluralismo político debe aplicarse, ser tolerantes y empezar a definir puntos convergentes, a proponer ideas que conformarían la plataforma programática para tener un ideario que los acerque más o los purgue al ver algunos que no encuentran afinidades.

Quienes no se encuentran cómodos en el espectro de la derecha, ni de la izquierda, y sean moderados de centro se acercarán en esa primera etapa, luego los que posan de centro, al ver que definitivamente no pueden escapar a los extremos de la órbita, buscarán los polos a los que pertenecieron o deben pertenecer para no divagar: retornan a los extremos: Una auto purga o profilaxis.

Algunos dicen que son de centro porque actúan de manera moderada y no agresiva. La moderación no significa ser diplomático, usar un lenguaje “decente”, no acudir a calumnias y a métodos panfletarios : Esa sería moderación en la conducta y las maneras.

La moderación en las decisiones sobre políticas públicas se debe entender por la aprobación de actos administrativos intermedios, que no afecten la institucionalidad del establecimiento, o sea conservan la estructura estatal, no atacar las mismas instituciones.

Está moderación es cuestionada por quienes exigen cambios reales que conduzcan la justicia social. La otra palabra que se usa desde el centro para atacar a la izquierda radical y a la derecha extrema es : Fanatismo.

Esto amerita una reflexión por separado para sopesar el fanatismo de los actos cometidos por unos y otros . Los del centro-centro se abrogan la ecuanimidad que puede resultar una impostura porque no resuelven los asuntos de fondo.

“Carlos Andrés Ramírez, docente de la universidad de Los Andes, considera que, aunque en Colombia es necesario hablar de centro, el debate político nacional ha desdibujado esta noción que ha buscado crecer en contrapartida a la visión de polarización, el justo medio de Aristóteles.

El docente consideró que en el país no hay una férrea contraposición de derechas e izquierdas, sino que la primera se ha radicalizado. Entonces todo lo que no sea derecha es izquierda, manifestó el académico, para acentuar que en este panorama se tiende a desfigurar el centro.

Cómo muestra de esto, ilustró con los comentarios de algunos cercanos del Centro Democrático, el partido de gobierno, que llegaron a calificar de izquierda a varios miembros de la Alianza Verde y al mismo Sergio Fajardo, cuando es claro que no lo son”.(Lombo y Gómez,2020)

Lo llamativo de todo este mosaico partidista y de movimientos es esto: la mayoría son formaciones políticas desideologizadas por las transmutaciones que han tenido, el bipartidismo amartelado, las fusiones con otros, la carencia de empatía por la pérdida de identidad ideológica, o la falta de programas propios. Muy pocos conservan los propósitos originales y la seriedad en sus militancias.

Vemos ahora un flujo y reflujo de agrupaciones buscando el rumbo para permanecer en el poder o llegar al poder. Mientras la población golpeada por la pandemia y la crisis económica recibe mensajes que aún no los encausa.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar