Realidades de esta pesadilla

José David Solís Noguera

El aumento de los días de aislamiento preventivo pone a la ciudad al borde de una crisis humanitaria y a la Alcaldía en máxima alerta.

En estas últimas semanas, en el oriente de Cali, en barrios como Pizamos, El Vallado, Mariano Ramos y Comuneros, no sólo se han evidenciado una serie de manifestaciones sociales de sus habitantes pidiendo ayudas humanitarias, sino que también se han incrementado las disputas entre vecinos debido a la realización de fiestas y rumbas en un periodo donde deberíamos estar aislados socialmente.

Aunque comprendo que la gente en su desesperación por no contar con un plato de comida en sus hogares salga a expresar sus necesidades, no comparto, ni jamás estaré de acuerdo en el cierre de vías, en saqueos o en daños a bienes públicos.

Según datos oficiales suministrados por la Secretaria de Salud de Cali, comunas como la 13 y la 15 en el Distrito de Aguablanca, reportan un número significativo de casos de personas contagiadas por Covid-19 y, tristemente, también son las que más indisciplina social generan en este momento.

Aquí es donde la Alcaldía deberá exigir al gobierno nacional los recursos y el apoyo necesario para garantizar – durante estas dos semanas más de cuarentena – la alimentación de las familias más vulnerables, y a su vez, aumentar el pie de fuerza para evitar desmanes y acabar con el “relajo” de esas personas que no acatan las medidas sugeridas por expertos y exigidas por el gobierno.

Mientras nuestros médicos, personal de la salud y el equipo del Alcalde libran una ardua batalla, muchos irresponsables ven esta crisis del coronavirus como un período de vacaciones donde pueden hacer lo que quieren sin Dios y sin ley.

¡Conciencia, por favor!

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar