Peña

Leonardo Medina Patiño

Todo rompimiento es doloroso, lo sabemos. Unos más que otros. Y justo ahora en que no podemos movernos con la facilidad con que veníamos, le dio a nuestro amigo Armando Peña por irse de este mundo. Algunos me llaman a darme un saludo, como si hubiese sido un familiar y fue más que eso, quien falleció. Me dicen “siempre tuvo agenda propia”, “iba por el andén de al frente al que todos íbamos”, “murió en su ley”, refunfuñó Azcárate. Los Ospina me escribieron (el alcalde y el escritor) lamentando la pérdida del amigo. Y sí, Armando murió como a él le gustaba: solitario. Además en un momento histórico excepcional, hecho para él; cuando un virus, esos a los que él les tenía pánico, nos tiene enclaustrados.

Tenía fobia a los microbios, todo lo limpiaba con obsesiva frecuencia, tipo Howard Hughes. Daba vueltas antes de sentarse en determinado sitio, para evitar cierto roce que él creía le podía impregnar de algo. Así y todo, anduvimos por muchos sitios en la noche de Cali, en esta ciudad que le gustaba transitar caminando y reflexionando, por eso le llamábamos el “filósofo peripatético”.

En ocasiones nos cogió el amanecer, mientras me explicaba detalles de la historia del arte, de la genealogía de ciertas familias del país y la comarca que conocía al detalle. Tenía autoridad en lo que decía, vivió desde niño rodeado por un selecto grupo de amigos que lo protegieron, incluso ahora se prolonga esa protección a su hermanita Ana María.

Armando, no pude despedirme pero lo hice en vida y lo hablamos, desde que nos enteramos de esa ruindad de cáncer que te agobió, y nos pegó una noqueada por un buen tiempo, mientras asumíamos esa verdad; ya hice las tareas que me pediste hacer cuando murieras. Apunté una a una cuando las dictabas, y ya cumplí.

Chao Peñita (no te gustaba que te dijeran así) y te lo digo, para que sigamos en nuestra eterna pelea y te lo digo, con lágrimas en mis ojos.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar