Hugo E. Gamboa Cabrera

“País que duele”

Hugo E. Gamboa Cabrera

Hoy recuerdo a Fernando Garavito, conocido como “Juan Mosca”, autor de este libro publicado en Octubre de 1996, una publicación llena de imaginación, de riesgo y de sorpresas.

Ese título se revive hoy, casi 28 años después, ante la incierta situación que padecemos actualmente los colombianos, con un gobierno que gobierna bajo el paraguas de la incertidumbre y de los galimatías. Ya no es una idea masiva, es algo real y relevante.

Cuando un presidente jura ante la Carta Magna respetarla y, lo primero que hace es relevar de sus funciones a los más altos Generales de las FF.AA., deja al país turulato y pensativo.

Que buscaba con eso. Lo primero que se nos vino a la cabeza es que quiso demostrar, desde el inicio, que utilizaría el poder como una función constitucional y, lo que logró fue debilitarlas y eso es, precisamente, lo que estamos viendo. La violencia y la inseguridad se dispararon.

Los grupos irregulares se fortalecieron. Y hoy que vemos. Un país inestable, con la inversión interna y externa despavoridas, la canasta familiar cabalgando sobre lo caro y la rabia de la gente; acaba con un tratado sobre la compra de armas y mantenimiento de aviones y helicópteros para que los militares y la policía puedan mantener el orden interno, aduciendo un conflicto interno cíclico de Israel con el grupo terrorista Hamas, siendo este último el responsable al iniciar la confrontación.

Igualmente y, tal vez excediendo sus funciones, suspende otro tratado comercial al “prohibir” la venta de carbón a dicho país perjudicando, notablemente, a una región tan sufrida como la de la Guajira, región que vive, prácticamente, de ese negocio. Mientras tanto, el país sin defensa interna y externa.

Igualmente, tiene a gran parte de los colombianos con los nervios de punta al pretender desgreñar al país con unas reformas que solo buscan darle gusto al “Foro de Sao Paulo” y equiparar a Colombia con los paupérrimos sistemas cubano, venezolano, Nicaragua, etc.

Además, nos tiene consumiendo ansiolíticos esperando si el próximo 20 de julio piensa “tomarse” el país con el peligroso argumento de decretar una “conmoción anterior”, mal aconsejado por oscuros personajes como Eduardo Montealegre y Álvaro Leyva, dispuestos a convertirse en los Maquiavelos de un posible nuevo régimen.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar