Informe sobre mi estado de salud

Hernando Giraldo Duque

Sufrí una caída el 25 de diciembre de un segundo a un primer piso, tuve una contusión en la cabeza, con un pequeño sangrado más una lesión en el húmero, que afectó la extremidad superior izquierda, muchos rayones en todo del cuerpo. Las consecuencias del sangrado que se produjeron en el cerebro se van eliminando poco a poco con el tiempo, y pérdida de la movilidad de mi extremidad inferior izquierda.

Actualmente estoy recibiendo tratamiento de fisioterapia por parte de Sura y he recuperado mucho el movimiento, porque no podía ni siquiera pararme, estoy dando pasos, aprendiendo a caminar y, fuera de eso, mis estados de conciencia se normalizaron. Entonces me he recuperado bastante, gracias al Gran arquitecto del universo y estoy en un proceso de regularización de mi estado de salud.

Confiando en Dios voy a superar todas las dolencias y a ponerme bien. He recibido toda clase de manifestaciones de mis amigos, de mis familiares, de mis hijos y tengo que hacer relevancia de dos médicos, o sea de mis hijos, el internista Hernando Mauricio Giraldo, que ha puesto todo su capacidad y sus conocimientos en favor de su padre, y el médico urgencista Diego Andrés Giraldo, que dirige el laboratorio de dinámica sura.

Doy gracias a Dios por esta etapa de recuperación, quiero agradecer al Diario Occidente por darme esta oportunidad de dirigirme a mis amigos, a todos los que me conocen y que están preguntando por mi estado de salud.

Soy un hombre con una vocación de fe inmensa ,y creo que todo está en manos de Dios, como diría Laureano Gómez, en alguna ocasión: “uno es una brizna en las manos de Dios”, esto lo he combinado mucho con mis lecturas, con mi escritura. Por ejemplo, se aplica mi situación a la expresión de Mario Benedetti: “a veces me siento como una colina, a veces me siento como un árbol, como la última hoja de un árbol, a veces me siento tan vulnerable, que le pido a Dios que indudablemente me acompañe”.

Gracias por todas las atenciones que me ha brindado Sura, gracias al Gran arquitecto del universo por darme esta oportunidad de vivir, de caminar, de mirar alrededor de mi entorno, y de no dejar que termine mi capacidad intelectual acerca de la vida.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar