Leonardo Medina Patiño

Gossain

Leonardo Medina

Lo vi alegre frente a la pantalla del computador, en pleno confinamiento, rodeado de su enorme biblioteca en su apartamento en Cartagena, y conversamos largamente en abril del 2020 a través del zoom, en un encuentro que nos inventamos para hacer tertulia.

Siempre bondadoso, sapiente, preciso en el lenguaje. Un verdadero protector de la lengua castellana, cultor de la lectura y la escritura, enamorado de la poesía, del vallenato, del Caribe.

En el diálogo, al que se conectaron bibliotecarios de la ciudad, escritores amigos, poetas, entre otros, nos hablaba con esa forma sencilla pero inteligente, para lograr llevar una idea a su completud, y en esas llegamos a Gómez Jattin y allí lo vi estremecerse.

Narró cómo este poeta cereteño, la misma tierra de mi amigo urólogo Joaquín García, quien fue el contacto para hablar con Gossain, dado que estudiaron juntos de adolescentes, fue arrollado por un vehículo en plena calle de Cartagena. Recordamos algunos versos, esa vida de poeta que llevaba Gómez Jattin.

Hoy vuelve a mi memoria ese diálogo y algunos mensajes que nos cruzamos con posterioridad a través del celular, uno de ellos cuando me encontraba en Cartagena donde no pudimos vernos, porque me enteré de quebrantos en su salud, y me ha golpeado, porque ya lo siento como un amigo, como un maestro que guía, y por eso estas líneas, como una muestra de mi afecto, como un medicamento.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar