Cali, Ciudad Deportiva

Paola Andrea Arenas

Aún cuando hemos sido cuna de grandes eventos deportivos internacionales y de los mejores atletas del mundo, y aunque en cada comuna, barrio y rincón de la ciudad se respira deporte, no sólo de manera competitiva, sino también recreativa, lúdica y aficionada; los caleños no hemos sabido –me incluyo- utilizar esa característica que trasciende la fuerza de otras vocaciones, y el potencial de otras tipologías del turismo, para vendernos como lo que somos: la meca de los deportes.

Decir que somos la Capital Deportiva de América, es mucho más que un slogan. Somos lo que nos gusta. Lo que nos resulta fácil ser porque se nos da de manera natural.

En ese mismo sentido, somos lo que nos apasiona y nadie nos debe imponer, lo que nos demanda menos esfuerzos en términos de gustos y escogencias. En definitiva, lo que nos lleva a la disciplina de persistir en lo que elegimos casi por inercia, lo que nos atrae como imán y nos aferramos a ello sin mayor controversia.

No hay una comuna en Cali que no tenga constituido formalmente un grupo de la tercera edad o donde al menos con colchonetas y palos de escoba nuestras abuelas y abuelos estiren, brinquen y bailen, convirtiendo un parque o caseta comunal en gimnasio. En todos los barrios hay al menos una escuela deportiva o parque al que llegan en manada los niños para jugar y practicar deportes. Los caleños, por ADN llevamos el deporte tatuado en el alma y por eso es el rey de la ciudad.

El deporte que nos une, el que nos re encuentra y nos reconcilia, el que cobra vida en aquellos escenarios donde los nuestros adoran estar; algo que tanto gobernantes como ciudadanos deberíamos tener claro a la hora de movilizar estrategias para posicionarnos como destino y enamorar a otros de lo que somos y tenemos, porque nadie daña lo que ama.

Muestra de lo que intento traer como reflexión es lo que ocurrió con la Ciudad tras el último paro. Vimos una movilización que como dicen los españoles, se salió de madre y dejó para todos, las imágenes más dolorosas de destrucción urbana que hayamos podido presenciar en las últimas décadas: Sedes de instituciones públicas, de empresas y negocios vandalizadas, estaciones del sistema de transporte masivo totalmente destruidas, vehículos de transporte público incinerados, calles y fachadas convertidas en el lienzo de expresión de la rabia, el dolor, la insatisfacción….La Ciudad venida a menos desde su infraestructura saqueada, golpeada, amenazada; y, muy a pesar de todo ello, ninguna de las cuatro imponentes unidades deportivas de altos logros con las que cuenta la Ciudad, ni de los 697 escenarios deportivos barriales y canchas que existen en la ciudad, fueron afectados.

Tal como lo lee, estos templos del deporte fueron preservados. En medio del estallido social resultaron ilesos porque ninguno sufrió un rasguño…Era como si murallas de protección o fuerzas sobrenaturales hubiesen cercado a estos altares de la práctica deportiva de nuestros jóvenes y familias caleñas.

Difícilmente pueden citarse lugares que integren de mejor manera a nuestra sociedad sin discriminar a nadie por sexo, edad o condición socio-económica. En medio de nuestras diferencias, el Deporte siempre nos une.

En épocas como la actual, donde el desafío de la reactivación económica nos exige toda la capacidad de innovar y repensarnos creativamente las soluciones a nuestras necesidades, pensando desde la oportunidad que cada una de estas representa, se debe repensar el modelo de la Cali que le estamos presentando al mundo.

Aquí vale la pena recordar, que la nuestra dejó de ser una ciudad capital para convertirse en esa Cali Distrito Especial Deportivo Cultural, turístico, empresarial y de servicios, la misma que en noviembre de 2020 recibiera de los Wolrd Travel Awards, los premios más prestigiosos del turismo a nivel mundial, el reconocimiento como Destino Turístico Emergente Líder de América.

En consonancia con esto, el ecosistema de actores del Deporte es de los pocos que continuó ininterrumpidamente sus actividades y competencias, lujo de ejemplo es el protagonizado por la liga profesional de baloncesto, atendiendo en estrategia burbuja a deportistas élite de otros 8 países en pleno estallido social, con el Evangelista Mora a puerta cerrada sin dejar caer el nombre y la bandera de Colombia aún cuando el público no estaba de manera presente.

Abundan ejemplos de las proezas y hazañas de nuestros deportistas imparables en medio del estallido social y de la pandemia. Emocionan los testimonios y anécdotas, los palcos y graderías están listos para recibir a los espectadores y aficionados que están listos para volver a llenar nuestros escenarios de familias que añoran regresar a estos laboratorios de paz en clave de actividad física y deportiva… Lo demostró la media maratón de Cali, y lo demostrarán los panamericanos junior, el Mundial de Atletismo 2022, la copa de naciones.

Me quedo con la reflexión del Secretario del Deporte, Carlos Diago en torno a la eficiencia presupuestal Vs el respaldo que siempre necesitaremos robustecer en términos económicos para este sector. Resulta importante que quienes nacimos o vivimos en Cali lo recordemos: “Nuestro presupuesto es seis veces menor que el de Medellín, diez veces menor que el de Bogotá y con todo y eso les ganamos!”

Cali, Ciudad Deportiva es la cuna de la primera universidad del Deporte,
-nuestra Escuela Nacional-, cuenta con un Observatorio del Deporte y la Recreación para medir el impacto de lo que se hace en estos campos, se prepara para convertirse en el Km Cero de la actividad deportiva, -en una hermandad con la ciudad de Atenas que instalará a la altura de nuestro Coliseo de Hockey su llama Olímpica en señal de que la historia del Deporte mundial tiene en la sucursal del cielo, su punto de partida- y como si fuera poco, estamos ad portas de presentarle al mundo nuestro Cluster del Deporte con Zona Franca incluída! Cerca de cuatro mil empresas están listas para enseñarnos cómo la economía de la Región se dinamiza desde su dinámica. Esta zona estratégica de desarrollo y competitividad estará complementada con un Centro de Alto Rendimiento único y pionero en estas latitudes del planeta)

Desde las emociones, los valores, la alegría, la disciplina y esos titulares únicos que en materia deportiva sólo Cali genera, el Deporte está construyendo confianza. Que viva Cali, Ciudad Deportiva y que vivan siempre quienes sean capaces de creer que lo somos!

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar