Alejandro Valencia

Leonardo Medina Patiño

Se ve caminar despacio, arrastra un poco los pies. Bien abrigado, observa fijamente con sus dos bolonchos negros todo a su alrededor, por encima de su tapabocas.

Fuma suave, con un placer que genera envidia. Habla de Lucy, su madre, con una emoción y afecto que puede palparse. Enseña cada una de las obras, examina algunas, muestra ciertos libros de la obra de ella y de Hernando, y explica la historia de cómo se hicieron esos ejemplares de edición impecable.

Vive apaciblemente frente al gato del río (conocido como el gato de Tejada), y desde su balcón lo saluda diariamente como a un fiel amigo. Se quejaba por falta de hacerle un baño al gato, decía. Ya se hizo, y sonríe.

Alejandro Valencia, el hijo de Lucy Tejada y Antonio Valencia, pintor también, no podía menos que salir artista y logró crear unos caballitos en bronce a los que se les nota el brío, el amor con el que los esculpe, y que ofrece a quienes le visitamos.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar