No a la violencia de género

Cali, febrero 3 de 2023. Actualizado: viernes, febrero 3, 2023 21:22

TEMAS DESTACADOS:

Mujeres entre celebración y conmemoración

No a la violencia de género

Luis Ángel Muñoz Zúñiga
Especial Diario Occidente

En la conmemoración de la no violencia contra la mujer, desde el 25 de noviembre, reconozcamos que en nuestro país se han dado y todavía perduran múltiples formas de violencias contra las féminas: la desigualdad de género, la discriminación, la psicológica, la económica, el acoso, la física, la violación sexual y el feminicidio.

Revisando la historia colombiana también detectamos una especie de violencia legal, aunque suene paradójico, dada cuando las normas jurídicas les negaban los derechos a las mujeres y se configuraba la injusticia. Claro que esa violencia legal tenía sus raíces en la misma democracia europea, porque desde la Declaración de Los Derechos del Hombre y del Ciudadano, de la revolución francesa, se excluía a las mujeres como sujetas de derechos, y cuando Olympe de Gouge, se atrevió a proponer una Declaración de Derechos de la Mujer, fue condenada a la guillotina por inmiscuirse en asuntos políticos reservados para los varones.

Caso colombiano

Desde la aparición de nuestro Estado colombiano, después de la independencia, ocurría similar situación que la europea cuando emergió la moderna democracia. Recordemos que, en nuestro país, hasta las primeras décadas del siglo pasado, las mujeres todavía no administraban sus bienes, no tenía derecho al estudio y que sólo desde 1957 pudieron ejercer su derecho al voto.

A pesar que la nueva Constitución Política de 1991 y La ley 581 de 2000, determinan la equidad entre el hombre y la mujer, se observaba que en la práctica era letra muerta. Todavía hay desigualdad laboral de las mujeres, asunto que es reconocido por la ministra Gloria Inés Ramírez, y que el nuevo Congreso de la República discutirá en la reforma laboral. El Gobierno sí aplicó la equidad de género en la conformación de su gabinete ministerial.

Mujeres violentadas

Si mayo es sublime y dedicado a las mujeres, mes que celebramos con flores, poesía y vino, fechas de homenaje a la madre, a la enfermera y a la maestra; noviembre, por el contrario, es el mes para recordar que las mujeres fueron víctimas de la violencia de género, de trágicas conmemoraciones, una colombiana y otra internacional: el fusilamiento de Policarpa Salavarrieta y el empalamiento de las hermanas Mirabal.

Pero no se puede olvidar que, en el sublime mes de mayo de 2000, también ocurrió el secuestro, tortura y violación sexual de la periodista Jineht Bedoya. Policarpa Salavarrieta, fue fusilada el 14 de noviembre de 1817, durante el virreinato colonial, sindicada de espionaje a favor del movimiento independentista en la Nueva Granada. Hace 52 años, el Congreso de la República de Colombia, aprobó la Ley 44 del 8 de noviembre de 1967, declarando que cada 14 de noviembre se tomara como Día de La Mujer Colombiana, en memoria de La Pola.

Hermanas Mirabal

El 25 de noviembre de 1960, en República Dominicana, por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo, fueron paleadas las hermanas Mirabal: Patria, Minerva y María Teresa. La Asamblea General de la Organización de la Naciones Unidas, en 1993, declaró que los gobiernos dedicaran el 25 de noviembre como Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer. Esta historia fue narrada por Julia Álvarez, en su novela “En el tiempo de las mariposas”, y llevada al cine por Mariano Barroso, director del filme homónimo con el título del libro.

El caso de Jineht Bedoya, paradójicamente ocurrido en mayo, es uno de los más degradantes que se conozca de violencia contra la mujer; el 25 de mayo de 2000 se dirigía a la Cárcel Modelo a hacer una entrevista, entonces es secuestrada, luego torturada y violada, durante 16 horas, hasta que finalmente fue abandonada en la vía de Bogotá a Villavicencio.

Ley Cely

En Colombia, en los últimos tiempos, se está cometiendo un promedio de 622 asesinatos anuales contra las mujeres. El caso de Rosa Elvira Cely, ocurrido el 25 de mayo de 2012, parecido al caso de secuestro, tortura y violación de Jineht Bedoya, coincidió en mayo, mes sublime de homenajes a las mujeres y es uno de los feminicidios más atroces cometidos en los últimos diez años en Colombia.

La diferencia de los casos, es que Rosa Elvira Cely falleció, mientras la periodista, más afortunada sobrevivió. Rosa Elvira Cely fue violada, empalada y abandonada por Javier Velasco en el oriente de Bogotá. En homenaje a la víctima se aprobó la Ley 1761 de 2015, norma que caracterizó con más precisión los homicidios que se cometen contra las mujeres.

Feminicidas

Los feminicidas, según la norma, han tenido una relación de confianza con la victima; ejercieron sobre el cuerpo y la vida de la mujer actos de instrumentalización de género o sexual; cometen el delito en aprovechamiento de las relaciones de poder ejercidas sobre la mujer; genera terror o humillación a quien se considera enemiga; existen antecedentes o indicios de cualquier tipo de violencia o amenaza por parte de las personas agresoras contra las víctimas; y que las víctimas hayan sido incomunicadas o privadas de su libertad.

En el mes de la no violencia contra la mujer, los grupos feministas le piden al Gobierno que el Estado disponga de lo necesario para garantizar con rapidez las medidas judiciales especiales, ordenadas por las declaraciones de la Organización de las Naciones Unidas y dispuestas en la legislación nacional.

Fotos: Pixabay

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

pdf diario

PUBLICIDAD
Publicidad
Publicidad
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2023. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: