Cali, abril 20 de 2021. Actualizado: martes, abril 20, 2021 21:26

TEMAS DESTACADOS:

Caminante de ciudad

Franklin Benítez, entre la docencia y la escritura

Luis Ángel Muñoz Zúñiga | Especial Diario Occidente

Antes que en nuestro país los afrodescendientes lucharan por sus derechos y constitucionalmente se aprobara la igualdad étnica, Franklin Benítez buscó en la educación y en la escritura su camino reivindicatorio.

Adelantó sus cuatro primeros años de bachillerato en la Normal Departamental de Varones, pero desafortunadamente al morir su padre tuvo que trasladarse a una institución educativa nocturna mientras trabajaba en el día para ayudar con la subsistencia familiar.

Sin embargo, tales avatares nunca lo llevaron a desistir de su sueño de ser maestro y por eso nomás salió bachiller ingresó a licenciarse al Departamento de Literatura y Lenguas Modernas, Facultad de Educación de la Universidad Santiago de Cali.

Hace cuatro décadas se desempeña en la docencia y paralelamente como otra vocación siempre ha tenido la escritura.

Producto de su trabajo intelectual ha publicado cuatro libros que ofrece como herramienta pedagógica: Caminantes, una alternativa para el desarrollo de la lectura y la escritura. (2001); Caminar la ciudad como laboratorio pedagógico. (2007); Caminantes 2. (2018); y El Patio de Eva (2019).

Pedagogo escritor
Franklin Benítez inició su carrera docente en la escuela Los Naranjos, institución ubicada en el Distrito de Aguablanca, donde ejerció los fundamentos de la educación popular y pudo percibir de cerca las vivencias de los niños de las familias marginadas que inmigraban a la ciudad desplazadas del campo.

En un encuentro de docentes pudo compartir experiencias con el Licenciado Cesar Augusto Ocoró, quien al valorar sus aportes le sirvió de puente para vincularlo a la Institución Educativa Antonio José Camacho. Al llegar a este importante colegio industrial de la ciudad se trazó la misión de promover la literatura, como analgésico para los estudiantes, después de los extenuantes talleres entre máquinas, tornos y tornillos.

Pronto los hizo enamorar de las narraciones colombianas y de las novelas del Boom de la Literatura Latinoamericana. Pero no solo promovió la lectura, también la escritura a través de la revista institucional INCIDEA.

Legado
Sus primeras publicaciones en 1993, como colaborador del Proyecto Prensa Escuela, Franklin Benítez las hizo bajo la orientación de la destacada periodista cultural Conchita Pinilla. Su opera prima bibliográfica, “Caminantes, una alternativa para el desarrollo de la escritura y la lectura” (2001-Colección Autores Vallecaucanos-), no se fundamentó apenas con los meros saberes de autor.

Fue resultado de la aplicación del método de investigación, acción, participación, innovado por el sociólogo Orlando Fals Borda y fundamentado con los principios pedagógicos de la educación popular de Marco Raúl Mejía. Así mismo, la propuesta comunicativa de la obra de Franklin Benítez está argumentada por las bases didácticas que les recibió a las maestras Gloria Rincón y María Cristina Martínez en la Escuela de Estudios Lingüísticos y Literarios de La Universidad del Valle.

Caminar la ciudad
“Vamos a caminar la ciudad” es otro de sus libros, donde nuestro invitado aplica la propuesta de Celestin Freinet para la construcción del texto escolar. “Vamos a caminar la ciudad como laboratorio pedagógico, surge como resultado de un trabajo de campo que viví con estudiantes y los padres de familia de la Escuela Los Naranjos.

La actividad exploratoria se inicia con mis estudiantes de tercero, que continué en cuarto y quinto. Fue una forma cíclica de observación, seguimiento y registro, durante tres años consecutivos. Confirmé que los niños llegan a la escuela con muchas expectativas, vivencias, historias y sueños. Sobre todo, con gran deseo de aprender.

Por esta razón centré mi atención y actitudes pedagógicas de un maestro receptivo de las situaciones concretas que se generaban desde el ambiente escolar contextualizado en la ciudad. Mi libro potencia habilidades comunicativas que permiten sacar la escuela a la calle para leer la ciudad y aprovechar los escenarios culturales y los saberes de los personajes públicos”.

Satisfacciones
Franklin Benítez, comenta sus satisfacciones profesionales: “Una de las mejores cosas que me han sucedido en mi vida profesional es ser miembro activo de la Red de Lenguaje Nodo Valle. Sus propuestas han permitido mi transformación como maestro. He podido viajar para descubrir experiencias pedagógicas, igual que he podido presentar ponencias”. Pero el maestro también habla de sus preocupaciones: “En la actualidad observo con desolación, inclusive antes de la pandemia, cómo la mayoría de las instituciones educativas han confirmado su abandono por las pedagogías. Ahora aún más con las puertas cerradas, han doblegado a los docentes a aferrarse a un plan de aula con una taxonomía de contenidos para llegar a las casas de los estudiantes. Así se pierde la oportunidad de reflexionar los acontecimientos diarios, como oportunidad para construir otros escenarios en los procesos de aprendizaje”.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

PUBLICIDAD
Publicidad
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2021. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: