Cali, febrero 25 de 2020. Actualizado:

TEMAS DESTACADOS:

Son muchos los beneficios para su desarrollo

Dormir bien desde una edad temprana

Francia Aragón Saavedra
Consultora certificada en sueño infantil Creadora de Dormir para Crecer
@dormirparacrecer

Con el nacimiento de un bebé las familias se enfrentan a nuevos retos, a un mundo nuevo y maravilloso, pero en muchos casos cargados de dudas, miedos e inseguridades sobre los cuidados para para el bebé.

Uno de los desafíos más importantes es el sueño y el descanso del bebé y con ello el de los padres. Y no es para menos, dormir y soñar son actividades básicas para el bienestar físico, emocional e intelectual.

¿Por qué es importante tener un sueño de calidad y reparador? Cuando dormimos bien descansa todo nuestro organismo y en particular las distintas estructuras del cerebro, que acaban agotadas al final del día. Además, el sueño tiene una función esencial en el aprendizaje. Cuando dormirnos el cerebro almacena información relevante para nuestra supervivencia en la memoria a largo plazo.

Cuando un niño duerme bien son muchos los beneficios para su desarrollo porque mejora su alimentación, está dispuesto a aprender, está menos irritado, mejora la memoria, entre otros.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, los niños desde su nacimiento hasta aproximadamente los 4 años deben tener un sueño de calidad y reparador. Durante el primer año de vida deben dormir entre 14 y 17 horas, hasta los dos años 11 y 14 horas, y entre los tres y cuatro años de 10 a 13 horas, incluidas las siestas.

No existen fórmulas mágicas, ni agüitas, ni aceites milagrosos. La clave para que los niños duerman bien está en comprender y respetar sus horarios porque son diferentes al de los adultos. Los hábitos no se logran de un día para otro, requieren de paciencia, amor y disciplina. Los hábitos se construyen en la repetición de actos cotidianos y la secuencia de estos hábitos forman virtudes que durarán toda la vida.

¿Pero cómo lograrlo?

1. Acostarse y levantarse a la misma hora: es fundamental que los niños adquieran un horario regular, esto genera mayor seguridad porque pueden predecir lo que va a pasar. Ir a la cama en la noche y despertar cada mañana a la misma hora, y en el mismo lugar, es vital porque mantiene el ritmo circadiano, es decir, su reloj biológico en orden, lo que garantiza que obtengan un sueño de calidad.

2. Hacer siestas por edad y desarrollo del niño: todos los niños son diferentes, cada uno tiene su ritmo, sin embargo dormir en el momento correcto es esencial. Hacer siestas de calidad y reparadoras en el momento adecuado genera un buen sueño en la noche. Para lograr unas buenas siestas es importante conocer a los niños y sus señales de sueño que podrían ser bostezos, agarrarse la oreja, frotarse los ojos o estar irritables.

3. Ambiente adecuado para dormir: Crear el ambiente propicio para dormir promueve un buen descanso. Es fundamental una adecuada rutina, en el día y la noche que prepare la mente y el cuerpo de los niños para conciliar el sueño. Las rutinas no deben ser rígidas, pero es importante conservarlas lo más intactas posibles cuando se están consolidando hábitos de sueño.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

“No somos responsables de las emociones, pero sí de lo que hacemos con las emociones.”
Jorge Bucay, psicoterapeuta argentino.
PUBLICIDAD
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2020. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: