Cali, julio 25 de 2021. Actualizado: sábado, julio 24, 2021 02:43

TEMAS DESTACADOS:

Mito, verdad o mentira

¿De verdad existe el diablo?

A muchos desde pequeños nos asustaron con la figura del diablo, ese ser rojo con cachos, tenedor y administrador del infierno, lugar al que llegaríamos si nos portábamos mal.

¿Pero de verdad existe tan tenebroso personaje encargado de castigar a quienes en vida rompieron las reglas y se salieron del esquema del bien?

Una biblioteca histórica en la ciudad de Tréveris (Trier), en Alemania, guarda un manuscrito que probablemente fue hecho entre los años 800 y 825, que contiene una versión del libro bíblico del Apocalipsis completamente ilustrado.

Un grabado muestra la lucha del arcángel Miguel contra los ángeles rebeldes. En ese grabado hay dos grupos de ángeles: los rebeldes y los que permanecieron fieles a Dios.

«Lo interesante es que no hay ninguna distinción entre ambos grupos, solo la posición de cada uno en el cuadro», dice Edin Sued Abumanssur, profesor del departamento de teología y ciencias de la religión de la Pontificia Universidad Católica de Sao Paulo.

«Esa es quizás la representación más antigua de los demonios de la que se tiene noticia», señala.

¿Pero quién es?

Esa figura del cristianismo, que a través de los tiempos se ha retratado como una imagen espeluznante y que causa temor ha sido evidente en el antiguo y nuevo testamento, pero incluso hay quienes consideran que el diablo es una manera de ver lo que se consideraría una identidad secreta de Dios.

Un feligrés pregunta al padre de su parroquia: “¿Por qué Dios creó al Diablo?”. Y el padre le responde: “¿Y quién te dijo que el Diablo fue creado?”.

Es probable que el Diablo, como Dios, siempre haya estado allí, porque, en buena cuenta, ambos serían la misma entidad simbólica.

Tal vez a lo que se podría llegar de conclusión es que es la simbología del mal y así lo ha dicho el mismo Papa Francisco al establecer que “Satanás aparece en las primeras páginas de la Biblia porque es una realidad que todos tenemos como experiencia.

Todos tenemos en el corazón la experiencia de la lucha entre el bien y el mal. Cuando hacemos una elección, por ejemplo, siempre tenemos esta experiencia”.

Y es que esa experiencia a la que se refiere sería el camino de la luz o la sombra o como el propio Jesús, que también lo califica como un peligro real, lo que se refleja en su oración cuando dice “no te pido que los retires del mundo, sino que los guardes del Maligno” (Juan 17, 15).

En esta petición, el mal no es una abstracción, sino que designa una persona, satanás, el maligno, el ángel que se opone a Dios.


• Lea también: ¿Cómo saber si me están haciendo brujería?


El “diablo”, sería entonces, desde el cristianismo, aquél que “se atraviesa” en el designio de Dios y su obra de salvación cumplida en Cristo.

Lo que es cierto es que hay una sombra y una oscuridad que se resume en la vida como el tomo que ponemos a las decisiones desde el acierto y el desacierto, el bien y el mal, lo opuesto, las pruebas, lo que te permite crecer, la tentación sobre qué camino coger.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

PUBLICIDAD
Publicidad
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2021. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: