¿Elecciones sin grandes coaliciones?

Por Mauricio Ríos Giraldo

La posibilidad de que un candidato que represente a una gran coalición gane la Presidencia de Colombia en la primera vuelta de las elecciones de 2022 -como lo hiciera Álvaro Uribe en 2002 y en 2006- parece cada vez más remota…

Tal parece que ni la derecha ni el centro ni la izquierda, que andan tratando de armar procesos que unifiquen las aspiraciones presidenciales de cada línea ideológica, están en condiciones de sumar los votos necesarios para superar el 50% el domingo 29 de mayo y evitar el riesgo de una nueva votación el 19 de junio.

Como hasta el momento ninguno de los posibles candidatos arrolla en intención de voto y mucho menos en imagen, resulta muy difícil que las diferentes tendencias puedan ponerse de acuerdo en torno a un nombre…

Así, por ejemplo, Cambio Radical no entraría antes de la primera vuelta a la coalición del Centro Democrático y el Partido Conservador, pues no está claro que el que diga Uribe -que aún no se sabe quién será- tenga mayor posibilidad de éxito que Alejandro Char, y viceversa, como tampoco está claro que Federico Gutiérrez, el exalcalde de Medellín que se presentaría por firmas, tenga más o menos posibilidades que los dos anteriores.

El que diga Uribe, Char y Gutiérrez serán candidatos afines, terminarán juntos, pero después de la primera vuelta, cuando, por la fuerza de los resultados, los dos que se quemen se unan al que gane el pase a la gran final.

En la izquierda y el centro la cosa está peor, pues, aunque las dos tendencias son opositoras del Gobierno actual, tienen diferencias profundas que, sumadas a viejas malquerencias entre sus dirigentes, les impiden unificarse.

Pensar en que Sergio Fajardo, Roy Barreras, Juan Fernando Cristo, Camilo Romero, Humberto De la Calle, Gustavo Petro, Luis Fernando Velasco y Jorge Robledo terminen en un mismo proyecto antes de la primera vuelta es tan utópico como creer que se unificarán para la segunda vuelta.

Es claro que en el camino algunos declinarán y se sumarán a los candidatos que tengan mayor opción, pero a las votaciones de la primera vuelta llegarán al menos dos -o incluso tres- candidaturas grandes de centro izquierda que -como ocurrió en el 2018- no se unirán para la segunda.

Así las cosas, la dispersión de los votantes para la primera vuelta de las elecciones que vienen creará un escenario en el que puede pasar cualquier cosa.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar