La crónica de Gardeazábal

Jugando basket en un manicomio

Gustavo Alvarez Gardeazábal

Igual a cuando se juegan partidos de basket en un manicomio, el grupo de ciudadanos que dicen estarnos gobernando no encestan una. El director del magazín de televisión de las 6 de la tarde ha despilfarrado de tal manera la dignidad presidencial con ese programita de bajísimo raiting,que sus palabras ya no alcanzan a ser ni siquiera paisaje.Los episodios equivocados o grotescos en los que caen, cada vez son mayores.

No es de un gobierno sensato permitir el vergonzoso espectáculo, a la luz pública, de los dos máximos generales de la Policía sacándose los trapitos al sol frente a un Procurador sediento de protagonismo. Es irracional ir a la OCDE a votar a favor de las farmacéuticas garosas y votar en contra de permitir los derechos universales de propiedad de las vacunas contra el covid.

Es de insanos tener que esperar a que un fallo judicial los obligue a reunir la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores,donde se sientan todos los expresidentes. Es de esquizoides, no es de un gobierno ágil, darse cuenta 90 días después que era más justo y menos hiriente recapitalizar Satena con 3 millones de dólares que ponerle en bandeja 370 a Avianca.Es de paranoicos dictar y seguir dictando decretos para que los jueces los tumben en seguidilla por inconstitucionales.

Y es de compulsivos obsesivos apegarse a la tesis de los abogados de la Sergio Arboleda de que las tutelas no son obligatorias porque con solo impugnarlas dejan de surtir efecto, como pasó, entre otras, con la de los viejitos en prisión domiciliaria.Y es solo propio de un gobierno boboide permitir la descoordinación de la Armada con Providencia y quedarse en babia.

Pero lo que si nos demuestra a todos su crueldad en lo parafílico de quienes nos gobiernan [GAG1] es lo que han hecho con los viajeros del exterior en El Dorado.

En marzo, cuando era urgente no dejar entrar a nadie, demoraron en cerrarlo pese a la evidencia que los pasajeros traerían la peste desde USA y Europa.En noviembre,cuando la segunda ola ha sido peor, permiten por resolución el ingreso de toda clase de infectos de cualquier parte del mundo,sin certificado de PCR.

La determinación esquizofrénica la tumba, por ilógica, absurda y dañina, un juez de tutela y, con una evidente deterioro de la capacidad cognitiva, vuelven a salir a decir que no la obedecen hasta que no se desenvuelvan las impugnaciones de la tutela.

No hay duda. Esta patria mia cada vez se parece más a Baviera cuando la gobernaba el rey Luis II ,solo que ese demente montaba en caballos redecorados para visitar castillos en construcción creyéndose el príncipe de Blancanieves y el de acá se monta en cuatrimoto para recorrer las ruinas de la isla desbaratada por un huracán.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar