Dilian Francisca Toro Torres

Que el amor no nos cueste la vida

Dilian Francisca Toro Torres

Durante la pasada celebración del Día del Amor y Amistad una mujer fue asesinada por su esposo en la localidad de Ábrego, en Santander. Se trata de un hecho repudiable que desafortunadamente se repite en muchos lugares del país durante esta época, considerada como una de las fechas en las que mayor violencia se ejerce contra las mujeres. Es una triste paradoja que pone al descubierto la violencia de género, uno de los fenómenos que más debe avergonzarnos como sociedad y contra el cual hay que luchar con total determinación.

Según la Defensoría del Pueblo el 91,8 % de las víctimas de abusos sexuales en Colombia son mujeres y sus principales agresores son parejas, ex parejas y personas conocidas o que hacen parte del entorno familiar. Y hasta el mes de agosto de este año habían ocurrido 392 feminicidios en el país, según cifras del Observatorio Feminicidios Colombia.

En el Valle del Cauca, por ejemplo, la secretaría de la Mujer y Equidad de Género de la Gobernación confirmó que mientras en 2021 se registraron 18 feminicidios en el departamento, hasta el mes pasado la cifra ya fue superada con 22 casos. Entre tanto, en la capital del país, el año pasado durante el fin de semana de Amor y Amistad, de un total de 3.250 llamadas a la Línea 123, un total de 1.015 de ellas fueron por casos de violencia intrafamiliar y 2.032 por violencia de género.

Es importante entender que cuando se ejercen actos violentos contra las mujeres y las niñas no solo se generan consecuencias, físicas, económicas y psicológicas sobre ellas, sino que se impacta a todo el conjunto de la sociedad, al impedir que puedan desarrollarse en igualdad de condiciones y participar en la construcción de sus comunidades, dado el rol determinante que juegan en al ámbito familiar y laboral.

A lo largo de mi vida me he preocupado por trabajar para que nosotras tengamos las garantías para ejercer nuestros derechos. Como senadora de la república fui autora de la Ley 1257 que previene y sanciona la violencia contra la mujer y las leyes que promueven la equidad de género, la cual impulsé cuando presidí la Bancada de Mujeres.

Posteriormente, cuando me desempeñé como Gobernadora del Valle, con un liderazgo colectivo, diseñamos la estrategia Consultorio Rosa, con la cual articulamos la atención en salud con las entidades que hacen parte de la Ruta de Atención a Víctimas de Violencia de Género. Con una atención prioritaria e integral, los beneficiarios tienen derecho a acceder a psicólogos y trabajadores sociales. Y para proteger y restituir sus derechos, también cuenta con presencia de la Fiscalía y de Medicina Legal para que pueda hacer la denuncia respectiva.

Se trata de una iniciativa que busca resolver las dificultades que históricamente hemos tenido las mujeres y demás víctimas de violencia, al tener que ir de un lado a otro para recibir atención en la Comisaría o en la Fiscalía. Además de tener que gastar recursos para el transporte, usualmente no hay un trato digno y hay que hacer largas filas para ser atendidas. Todo esto genera que muchas desistan en sus denuncias, aumentando así la impunidad.

Dada la importancia de esta herramienta, la Gobernación del Valle anunció recientemente la activación permanente de esta estrategia ante el incremento de la violencia contra la mujer en la región, una decisión que aplaudimos.

Igualmente, la actual administración ha fortalecido el programa Valle Inn, una iniciativa que creamos durante mi Gobierno, para dar capacitación, asesoría y acceso a capital semilla a través de convocatorias, que brindó a muchas mujeres de las comunas y sectores rurales del departamento la oportunidad de hacer emprendimiento, lo cual ha sido una poderosa herramienta para que muchas mujeres puedan tener autonomía financiera, que es uno de los factores claves para prevenir la violencia contra la mujer.

Si bien este año las autoridades de varias ciudades en el país reportaron que los casos de violencia de género disminuyeron sustancialmente durante la reciente celebración del Día del Amor y la Amistad, lo cual es una gran noticia, casos como el ocurrido en Santander no los podemos aceptar, y tanto desde el Estado como desde la sociedad en general, debemos seguir trabajando para prevenirlos.

Por eso, los invito para que unidos, rechacemos la violencia de todo tipo, en especial la violencia contra la mujer. No podemos seguir pensando que se trata de un asunto normal en el ámbito privado de las parejas o de las familias. El amor no nos debe costar la vida.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar