Prohibido prohibir: Mayo 1968

Miguel Yusty

Quién se iba a imaginar que después de 50 años las hordas anarquistas, así como en su momento el fantasma del Comunismo recorrió el mundo, se iban a convertir precisamente en el punto de rompimiento con los logros de las sociedades liberales.

Este movimiento que no tiene partido político, ni mucho menos líderes identificados, comienza su accionar precisamente en París, donde hace medio siglo se escribieron las más gloriosas escaramuzas del anarquismo del siglo XIX y que hoy los “chalecos amarillos” colocaron al presidente Macrón al borde de su renuncia en el país donde se inventaron los Derechos Humanos, y en Hong Kong han bloqueado al dictador chino.

Este fantasma se extendió como una pandemia y desde las calles puso en entredicho al hoy presidente del Ecuador, al mal llamado Lenin, derrumbó la constitución de Pinochet y obligó a Piñera, el presidente de Chile, a convocar el próximo año una constituyente so pena de caer derrumbado ante las orgías callejeras de las hordas anarquistas. Le abortaron igualmente el auto golpe de Estado que se inventó el tramposo de Evo Morales y lo mandaron al exilio.
Hoy, para que no quepa duda de que se trata de un fantasma que recorre el mundo, pretenden los neoanarquistas tomarse las calles y repetir la estrategia de París, Chile y Bolivia, desafiando al presidente Duque.

Fortunosamente hoy 21 de noviembre todo el aparato del Estado se ha movilizado para contener la paranoia anarquista, dando garantías a los marchantes y evitando que el paro y la toma de las calles se prolongue después de hoy y armen el aquelarre que con tanto detalle han preparado.

Comments

Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar