Armar no es el camino

¡Por Piedad!

Mario Germán Fernández De Soto

Es una verdadera lástima que el país esté abocado a presenciar la noticia desde Tegucigalpa de la “retención” por parte de las autoridades hondureñas de una integrante del poder legislativo de Colombia, quien representa por su elección democrática al pueblo colombiano, en razón de llevar en su equipaje más de sesenta y ocho mil dólares en efectivo.

No se compadece que una legisladora electa sea requerida por ocultar el porte de tal suma de dinero, según el comunicado de la Oficina de Aduanas y Migración del Estado de ese país para que informe del origen del mismo, encontrado en su maleta, cuando su deber es el de comunicar a la autoridad competente de la cuantía del efectivo en exceso que se porta en un viaje de carácter internacional.

No deja de sorprender la explicación dada a través de un medio de comunicación nacional en el que aduce que se trata del pago de honorarios por concepto de asesorías que recibió de un connacional empresario que reside en Honduras y el que será llamado por la Fiscalía de ese país para que declare sobre el asunto.

Asombra esta versión de la congresista electa por cuanto en esta época no se estila en el mundo pagar obligaciones contractuales, tratándose de montos de esa naturaleza, con dinero en efectivo, cuando existen distintos medios de pago que ofrecen mayores facilidades y la seguridad para quienes intervienen en una negociación de esta índole.

Debe explicar la señora Piedad Córdoba el origen de los recursos y su actuación ante las autoridades de migración, al Ministerio Público de ese país y por supuesto a los colombianos por la omisión de declarar tal suma, que infortunadamente pone en duda la seriedad y el cumplimiento que una senadora de la República recientemente elegida debe imprimir a todas sus actuaciones públicas y privadas en momentos en que la nación está definiendo quien la gobernará en los próximos cuatro años.

La ciudadanía tiene el anhelo de recobrar la confianza en lo público y buscar un nuevo rumbo para garantizar la transparencia y gestión de los recursos, por lo que son precisamente los padres de la patria los primeros que deben contribuir para ejemplarizar con sus acciones a la sociedad que espera una dirigencia digna y pulcra en su desempeño personal y político.

Triste espectáculo el que estamos padeciendo por cuenta de esta senadora, algo que no se puede repetir.

Esperamos que haya claridad meridiana sobre este penoso acontecimiento que ensombrece la dignidad del Congreso de la República y que afecta la imagen de todo nuestro país.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar