¿Muerte a Uribe?

Gabriel Velasco Ocampo

“Es necesario que Uribe muera” rezaba la pancarta desplegada en Bogotá el pasado domingo, por la “Juventud Humana”, un grupo de jóvenes que se auto describen como la generación que cambiará la historia de Colombia y como seguidores incondicionales de Gustavo Petro. El mensaje amenazante, criminal y profundamente antidemocrático fue difundido por el propio líder de este movimiento, un ser que se ha dedicado a promover el odio en nuestro país como mecanismo para saciar sus ansias de poder.

Algunos dirán que el Senador Petro, no tiene responsabilidad sobre las palabras de sus seguidores, y pueden tener razón, sin embargo este sí tiene responsabilidad sobre lo que él mismo difunde en sus redes sociales. En esta ocasión la amenaza de muerte a su mayor opositor político.

El mensaje divulgado por Petro, no sólo muestra una vez más su carácter populista, también reafirma su cercanía al pensamiento totalitario que en múltiples ocasiones ha defendido. El totalitarismo comprende la eliminación de su enemigo político y todo aquel que piense diferente a sus gobernantes. Por años este movimiento de izquierda radical ha venido alimentando el odio contra algunos sectores de nuestro país a quienes ha identificado como su enemigo. Entre ellos está el empresariado; a quien han tildado de explotadores, las Fuerzas Armadas; a quienes ha acusado de asesinas, y algunos sectores políticos; especialmente el uribismo levantando todo tipo de mitos, sin fundamento, sobre esta colectividad y especialmente sobre Álvaro Uribe.

Que un líder político promueva la muerte de su mayor oponente o de cualquier otro actor político a través de sus redes sociales no es un hecho menor, ni puede ser entendido únicamente como una anécdota, por el contrario es un alerta temprana sobre las pretensiones y actuaciones que este puede tener en caso de llegar al poder. El mensaje difundido por las juventudes de la Colombia Humana y por su líder no fueron solamente una amenaza al líder político más importante de Colombia sino una amenaza directa a la democracia.

El totalitarismo, impulsado por un líder populista es una fórmula en la que han caído muchos países de nuestra región, Cuba, Venezuela, Nicaragua entre algunos de los casos más recientes, todos ellos con un resultado común: Pobreza generalizada y falta de oportunidades.

Protejamos nuestro país de líderes que buscan emular el “totalitarismo bolivariano” y que con pequeñas acciones muestran sus verdaderas intenciones. De nuevo hago un llamado a que nos unamos para proteger la democracia. Colombia está en sus manos.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar