Armar no es el camino

Los maestros

Mario Germán Fernández De Soto

Creo que ninguna otra profesión puede ser más importante y edificante que la de los maestros, quienes tienen la gran responsabilidad de forjar el futuro de una sociedad.

Nadie como ellos entrega todo lo mejor de su desarrollo personal y laboral para transformar la sociedad a partir de sus conocimientos y vivencias transmitidas con recursos pedagógicos a las nuevas generaciones para afrontar el presente y los retos que demanda el futuro.

Independientemente del nivel académico, los educadores son la guía fundamental para todos aquellos que emprendemos el propósito de proyectar en las aulas el horizonte sin límites del conocimiento.

Ahora bien, siempre he creído que los verdaderos maestros de los hijos son sus padres, porque es desde el hogar donde se imprimen los principios y valores que regirán la conducta social de cada individuo.

Sin embargo, la función del educador es vital, como quiera que tiene a su cargo la suma de prácticas de la ciencia y de la tecnología que estimulan el aprendizaje en un proceso abierto y deliberante, cuya responsabilidad por mandato Constitucional recae en la familia, la sociedad y el Estado.

Hoy más que nunca se debe exaltar la tarea de los profesionales de la educación para renovar los modelos técnico pedagógicos desde las instituciones de educación superior y asumir con la más alta calidad la formación de docentes, administradores educativos, investigadores y directivos, para el desarrollo social y económico de las distintas áreas de la formación, al igual que de las nuevas tecnologías en un mundo que cada vez más exige la construcción de innovadores modelos digitales en aras de preparar el “pasaporte” de las naciones a la aldea global y a la “revolución del conocimiento”.

Es claro que nos estamos enfrentando ya a cambios nunca antes vistos. El aprendizaje del pasado quedó atrás. Ahora tenemos un conocimiento automático a través de las plataformas que con algoritmos pretenderán siempre manipular la capacidad humana frente a la inteligencia artificial.

La preparación de maestros es la clave del desarrollo del país en el siglo XXI. Por ello, es necesario que el Estado colombiano invierta en el talento educador del país para aprender a aprender; para planear y para la resolucion de los problemas de la actualidad. Ahora el gran reto es educar para el cambio.

A los maestros: Gracias por su bondad y paciencia. Por todo lo que nos han brindado durante toda nuestra existencia. Ustedes son los artífices de las grandes transformaciones de nuestras vidas.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar