Luis Ángel Muñoz Zúñiga

Los diálogos de concertación

Luis Ángel Muñoz Zúñiga

Colombia vive un momento político jamás registrado en la historia de la república.

Mas que nunca se requiere de diálogos de concertación, recordemos que en las pasadas elecciones confrontaron la tradición y una nueva propuesta política, triunfando el candidato del proyecto fundamentado en un pacto histórico, aunque en el debate fuera estigmatizado de expropiador y que implementaría un socialismo que emularía el modelo venezolano.

Unos electores votaron convencidos de que apoyando la tradición blindarían su propiedad, además, confiando que el candidato garantizaría la seguridad nacional con un gobierno fuerte contra la subversión.

Otros, confiaron en el candidato del progresismo porque prometía un gobierno de la paz total y que reformando las instituciones estatales se empeñaría en reducir la brecha de las desigualdades sociales de los colombianos.

En su primer discurso el candidato triunfador aclaró que no haría ninguna expropiación y que desarrollaría el modelo capitalista para estimular la producción, mejorar el ingreso y con el Estado asumir el bienestar público.

Antes de su posesión, durante dos meses, el presidenialete electo en las regiones escuchó a los líderes sociales, se reunió con los gremios económicos, conversó con los mandatarios de los países vecinos y escogió a sus colaboradores para un empalme de los gobiernos.

El día de su posesión anunció que él sería un gobernante de todos los colombianos y convocó a que se terminaran los antagonismos políticos.

Al nombrar su gabinete aplicó la equidad de género y sus ministras y ministros fueron seleccionados por sus experiencias en la administración pública, acreditación de títulos y sus capacidades profesionales.

Además, el nuevo presidente, previendo que sus reformas requerían del apoyo de todos los sectores del congreso y de los gremios económicos, los convocó a diálogos de concertación política.

Para trazar el plan de desarrollo el gobierno con sus ministros y delegados, sostiene encuentros regionales para que los líderes expongan las necesidades colectivas y formulen sus propuestas. Hasta estos diálogos de concertación política las cosas pintan bien.

Pero, al escribir esta columna, debo advertirlo, comienzan a escucharse a representantes de los gremios económicos y algunas voces disonantes, que se oponen a una reforma laboral de reconocimiento de las horas extras y a la reforma tributaria que graba con impuestos a los más ricos, a los alimentos azucarados y procesados del mercado, con el argumento que se provocaría más inflación.

Esa resistencia a la tributación proporcional es el principal obstáculo para que un Estado descapitalizado pueda asumir su función social.

Aparecen voces contra el proyecto de cambiar la intermediación en el sistema de atención de la salud, que ya demostró su mal servicio a los usuarios.

El ministro de defensa anuncia que la policía sólo será garantía de la convivencia ciudadana, pero hay quienes rechazan dicha reforma argumentando que se desfigurará el rol de los patrulleros.

Álvaro Uribe, líder del centro democrático dialoga con el presidente Gustavo Petro y ante los medios de comunicación pregona que hará una “oposición constructiva”, mientras sus copartidarios promueven marchas contra el reciente gobierno; interrogados los marchantes, argumentan que protestan contra el alza de la gasolina, para que no les quiten su casa y que no se negocie con delincuentes.

Mientras el Ministerio de Agricultura anuncia que les comprará las tierras inoficiosas a los latifundistas, hay quienes desde el anonimato promueven las invasiones; los propietarios anuncian que crearán grupos armados solidarios para defenderse.

Lo cierto es que, para la materialización de las buenas intenciones del Gobierno y el proyecto político ofrecido a los colombianos, se requiere de presupuesto público, cuya principal fuente está en la tributación.

El Presidente ha sido claro con sus estrategias. Sólo falta la sinceridad de los compromisarios en la concertación.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar