Lima, con diez millones

Umberto Valverde

Regresé a Lima después de 25 años, la conocí con cinco o seis millones, una ciudad agitada pero manejable. Ahora tiene 10 millones, una línea de metro, sistema de buses articulados y unos viaductos congestionados, tanto como Bogotá o más. Sorprende que los restaurantes y plazoletas estén llenos, hasta tarde, no hay tanto miedo.

La clase media se ha fortalecido, a diferencia de Colombia, donde se ha empobrecido. El centro no está deteriorado, como en Cali.

En nombre del Museo Jairo Varela, rea-lizamos un tributo a los 30 años del concierto de Campo Marte, donde asistieron 500 mil personas.

Para mí es un récord Guinnes en la salsa. Organizamos el evento con Salserímo Perú, un portal salsero muy reconocido, dirigido por Martín Gómez Valdivieso.

Me reencontré con Agustín Pérez, un gran amigo investigador musical, quien con su esposa Bárbara, me llevaron a almorzar al sector más hermoso de Lima, Miraflores, con vista al mar Pacífico, con una infraestructura de hoteles, andenes y parques que no existen en Cartagena. También volví a ver a Eloy Jauregui, a quien conocí como periodista, hoy en día es un respetado escritor y cronista.

Por supuesto, volví a conversar con Francisco Lombardi, el director de cine de más trascendencia, una persona que cambió el cine latinoamericano, profundamente valorado por la crítica de cine. Me entregó copia de 10 películas, tres que todavía no he visto y nunca llegaron a Colombia.

Fue hermoso volver a Lima, es una ciudad salsera, como Cali. Aman la salsa y saben de ella. Valió el encuentro para ver a Jerry Rivas del Gran Combo.

Una ciudad tiene sentido en la medida que hay amigos.

Comments

Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar