Dilian Francisca Toro Torres

Libertad para decidir el futuro del país

Dilian Francisca Toro Torres

Durante la primera vuelta electoral los colombianos expresaron su opinión en las urnas y eligieron para la disputa de la presidencia de la república a Gustavo Petro y Rodolfo Hernández, con sus respectivas fórmulas vicepresidenciales.

Luego de estos resultados, el país quedó ante un panorama político que plantea grandes desafíos en los que se juega el futuro social, económico y político de los ciudadanos y de las instituciones.

Desde el Partido de la U entendimos que la gente quiere profundos cambios en el país, por eso reiteramos nuestro compromiso de escuchar a la gente.

En ese orden de ideas, después de un ejercicio de diálogo durante varios días con las mujeres, jóvenes, minorías, concejales, diputados y líderes que hacen parte de la base de nuestro partido, concluimos que no existe unanimidad en el querer ciudadano: cada región, cada líder, cada componente social, tiene su propio concepto sobre el futuro presidencial y en la mayoría, ya han decidido libremente su opción presidencial.

Fue por ello que decidimos en bancada que cada uno de nuestros representantes y senadores interprete la realidad de sus regiones y electores y se pronuncie de cara a la segunda vuelta presidencial en favor del candidato que considere que mejor representa un proyecto de cambio y transformaciones para nuestro país.

Somos conscientes de que el cambio implica entender que son los ciudadanos y nuestras bases, a las que representamos, las que nos dan el mandato institucional como partido y ese mandato que hemos escuchado, nos dice que nuestras bases no están esperando de nosotros un direccionamiento partidista para decidir su voto a la presidencia.

Ese es el verdadero cambio, esa es la verdadera democracia y el verdadero diálogo, interpretar y entender a quienes nos debemos: los ciudadanos libres ante las urnas.

Terminado el proceso electoral, como colectividad y de la mano con el nuevo presidente de la República, trabajaremos en una agenda legislativa que logre las grandes transformaciones sociales, económicas y ambientales; implemente el proceso de paz; acabe con la pobreza y las desigualdades.

Entre tanto, frente a los próximos comicios presidenciales, considero que las campañas en contienda deberían establecer un compromiso ético para que, en vez de apostar a la polarización, busquen conquistar a los electores a partir de sus ideas y programas, que planteen soluciones a los problemas más sentidos de la gente, especialmente la que habita en las regiones más apartadas y olvidadas del país.

Finalmente, queda el reto para la ciudadanía, que es quien tomará la decisión de elegir entre dos propuestas lo que más le convenga al país.

Mi invitación para todos es que el próximo 19 de junio, cuando se celebre la contienda final de esta jornada electoral, participemos masivamente con un voto que surja de una profunda reflexión, pensando en lo que más le conviene al país, convencidos de no dar un salto al vacío, seguros de defender la libertad como el mayor valor de la democracia y acogiendo propuestas que aporten a la construcción de una Colombia más justa, próspera, equitativa y en paz.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar