La invasión en Cali avanza

Ramiro Varela Marmolejo

A pesar de los esfuerzos de la Alcaldía de Cali, asignando en el despacho un grupo en defensa de la ciudad y de la propiedad privada, las invasiones siguen a lo largo y ancho del perímetro urbano y en el área rural. Y lo peor, en las condiciones más deplorables, afectando el medio ambiente, vertiendo sus aguas residuales a quebradas, ríos o pozos sin ningún tipo de sanidad.

Los problemas son varios: el primero, el Municipio de Cali no ha cumplido con la oferta de vivienda social en los últimos 16 años, siempre ofrecen un número de soluciones en los diferentes cuatrienios y no los cumplen, llámese administración Apolinar Salcedo, Jorge Iván Ospina, Rodrigo Guerrero o Maurice Armitage.  Se han ofrecido más de 60.000 viviendas y tan sólo se han podido desarrollar 20.000, quiere decir que el déficit sigue creciendo.

El otro problema tiene que ver con los inescrupulosos en el manejo de la tierra, que quieren convertir eso en un negocio desde hace más de 50 años. La informalidad en la ocupación de la tierra, sin servicios públicos le genera un gran daño a la ciudad.

Por otro lado, algunos propietarios de tierra, que no está apta para el desarrollo de vivienda, lo ponen en manos de urbanizadores piratas o vendedores piratas y es allí donde sigue el problema.

Hay que reconocer que el Alcalde ha hecho una tarea mayor que los anteriores, sin embargo no ha sido suficiente, por eso vale la pena que el Municipio cree una dependencia exclusivamente para manejar la ocupación irregular e informal de la tierra.

Comments