Justicia para Uribe

Rosa María Agudelo Ayerbe

No me parece extraño que tras el llamado a indagatoria de la Corte Suprema al expresidente Uribe hayan surgido teorías sobre persecución política, conspiración, manipulación a la justicia y pagos a miembros de la corporación.

Y no me parece extraño porque en Colombia esas cosas pasan, ¿Por qué no sucederían en el proceso del expresidente? Hace menos de un año presenciábamos uno de los escándalos de corrupción más escabrosos del país que involucraba importantes magistrados, incluso presidentes de altas cortes, abogados litigantes, jueces y fiscales. El país evidencio cómo en Colombia la justicia se compra y se vende al mejor postor.

Lo que me parece paradójico es que sea Uribe la nueva “víctima” de la falta de credibilidad del sistema. Los problemas de la justicia se agravaron en su mandato.

En su gobierno, la reforma a la justicia permitió que el Ejecutivo interviniera en el nombramiento de los magistrados del Consejo Superior de la Judicatura, en particular de quienes elaboran las ternas de candidatos a las altas cortes.

Con el tiempo este hecho politizó la Rama Judicial y se le asignaron facultades electorales a las altas cortes, que se han dedicado a intercambiar favores burocráticos.

Durante los ocho años de Santos la situación no se modificó porque le convino una justicia sin independencia.

Al final cual va a ser el resultado del proceso de Uribe, ¿será condenado o será absuelto? En cualquiera de los casos el fallo será adverso para la sociedad porque lo promulgará una Justicia en la que nadie cree.

¿Qué vamos a hacer para corregir ese fatídico rumbo?

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar