Rosa María Agudelo

En torno a…

José Antonio Ocampo

En el marco de la asamblea de la Unidad de Acción Vallecaucana, tuve la oportunidad de escuchar al Ministro de Hacienda.

Debo confesar que no veo bien el camino que está tomando el país, me preocupa el orden público y pienso que reformar todo al mismo tiempo puede generar una crisis sistémica. El cambio per se no es siempre bueno.

Sin embargo, Ocampo mejoró mi menguado optimismo y me generó algo de confianza.

Las cifras macroeconómicas que presentó son buenas y me queda la certeza de que está haciendo un trabajo responsable para garantizar la sostenibilidad fiscal del país.

Ocampo es un economista reconocido mundialmente que a estas alturas no va a empeñar su prestigio llevando a la debacle al país.

También me genera confianza la capacidad de distanciarse de sus compañeros de gabinete y de evaluar las reformas no solo con el deseo ideológico sino con la lupa de las cifras. Me dio un poco de tranquilidad oírlo decir que en el cambio el sector privado jugará un papel importante y sobre todo escucharlo hablar con entusiasmo del papel de las empresas en el país.

Al oírlo también me pareció que el gobierno tiene clara la necesidad de conservar la confianza inversionista y de atraer capitales extranjeros.

Su discurso refleja una sana convivencia entre una economía pujante y una política social redistributiva.

Desafortunadamente, no es la misma sensación que me queda cuando escucho a Petro, y eso me confunde.

En un gobierno de coalición tan variopinto, ¿qué va a primar en el largo plazo? Espero que el ministro Ocampo acompañe al gobierno el mayor tiempo posible para brindarnos la tranquilidad que necesitamos todos los colombianos.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar