Diario Occidente

¿Gallito de roca, en peligro?

Mario Germán Fernández De Soto

La fauna silvestre es el conjunto de organismos vivos de especies animales terrestres y acuáticas que no han sido objeto de domesticación, mejoramiento genético, cría regular o que han regresado a su estado salvaje.

En nuestro país contamos con un patrimonio natural de inmensas proporciones, a tal punto que somos el primero en el mundo en aves, el segundo en anfibios y el tercero en primates, reptiles y en mariposas; esta riqueza es parte fundamental para la biodiversidad y sostén para el manejo de nuestros ecosistemas, pero, claro, también contribuye al desarrollo científico y se integra a la seguridad alimentaria, aportando de la misma manera a tratamientos terapéuticos, elaboración de fármacos, productos de estética y, por supuesto, a la recreación.

Sin embargo, la realidad es que hoy existe una seria amenaza por el tráfico ilegal para el consumo o como objeto de decoración, puesto que ocupa el tercer lugar de rentabilidad entre los negocios catalogados al margen de la ley.

En el país hay 1.302 especies con algún grado de amenaza de extinción y, para agravar la problemática, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales ha tomado una serie de medidas que autorizan a zoocriaderos la caza de fomento para reproducir individuos de fauna silvestre para comercializar como mascotas en el exterior que generan muchas dudas sobre la viabilidad de esta indeseada actividad en las proporciones autorizadas, toda vez que no existe un estudio científico sobre las curvas de acumulación de especies para determinar si el esfuerzo de muestreo aplicado establece datos poblacionales reales y si efectivamente la llamada “caza” no se está efectuando en áreas pertenecientes al Sistema Departamental o Nacional de Áreas Naturales, que no son otra cosa que nuestros parques y zonas de reserva forestal.

Tampoco se ha validado en Colombia un modelo para calcular la cuota de cosecha de la población de especies que están siendo afectadas, la abundancia de las mismas y su tasa de crecimiento. Yo me pregunto: ¿si no se definieron unos polígonos por parte de la ANLA para realizar la infortunada llamada “cacería de fomento” porque sólo se indican en las resoluciones respectivas los municipios y veredas del país? ¿Ha verificado el Mininterior si hay presencia en las áreas autorizadas de comunidades étnicas o colectivas que deriven su sustento de las especies referenciadas? ¿Es necesario hacer consultas previas? Ciertamente, son muchas las inquietudes al respecto.

Creo que se requiere de un Programa de Biología reproductiva de cada una de las especies; como el gallito de roca, una hermosa ave exótica, que exhibe una llamativa cresta y de color rojo anaranjado que lamentablemente fue incluida en la feroz extracción, para garantizar la protección del espécimen.

Estas licencias ligeramente aprobadas que tienen por objeto la reproducción de las especies para la venta pueden constituirse en la pérdida de recursos naturales y de un patrimonio genético incalculable, por tratarse de especies endémicas y exclusivas de Colombia.

Las Corporaciones Ambientales Regionales deben actuar de manera integral e inmediata, supervisando, controlando y verificando cuál es el número real de la explotación y bajo qué condiciones se hace semejante afectación al medio ambiente.

De la misma forma, no se puede permitir la cacería indiscriminada de individuos, la degradación de hábitats naturales ni mucho menos la introducción al país de fauna exótica y el trasplante de especies nativas que atentan contra el equilibrio ecosistémico.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible debe intervenir contundentemente en este caso aplicando el principio de precaución consagrado en la legislación colombiana para evitar que se siga generando un grave e irreversible daño desde lo ecológico, científico, ético, cultural y económico a los recursos naturales.

El comercio de la fauna silvestre necesita y requiere de una urgente vigilancia especial por parte del Estado para un manejo sostenible de nuestra fauna silvestre.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar