Escombros

Leonardo Medina Patiño

Fernando Vallejo regresa con su arremetida feroz, con su lenguaje preciso y ácido (no hay que dejar de lado que escribió la biografía del gran filólogo Rufino José Cuervo), para mostrarnos un autorretrato que bien podría ser la segunda parte de su ya cacareada publicación “Memorias de un hijueputa”, editada también, hace dos años, por Alfaguara.

“Escombros”, su reciente libro, transcurre entre episodios de su vida con David Antón, su amor, y Brusca, su perra, su otro amor, a quien cuida como a un Dios. Nos muestra el dolor de la partida de su David y su regreso a Colombia un 1 de marzo de 2018 donde había jurado no regresar jamás, por allá en el 2007.

Hay en “Escombros” un relato crudo, cargado de reflexiones en torno a la Colombia actual, a la que está viviendo Vallejo. Muele con adjetivos a Daniel Quintero, el alcalde de Medellín, acusa a Einstein de filicidio en complicidad con una matemática Serbia con quien dice tuvo tres hijos, y a quien -a su decir-, fue quien hizo la teoría de la relatividad, a él endilgada.

Mal de Alzheimer menciona en su paginaje y se resiste a reconocerlo y refuta citando datos, cuestionando. Se siente vital, pero vuelve a esta enfermedad.

No deja por fuera a Cali, y lo hace con la noticia del León Júpiter, a quien declara abiertamente su amor.
Sobre los escombros que dejó el terremoto de México de hace algunos años, se izaron esas líneas.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar