El circo de Júpiter

Rosa María Agudelo Ayerbe

No me cabe la menor duda de que Júpiter mueve sentimientos legítimos de aquellos que llevan en la sangre la causa animalista. Esta columna no se refiere a los esfuerzos que ellos están haciendo para lograr la recuperación del león. Sin embargo, quiero señalar el oportunismo de los que convirtieron la situación en un circo, que la aprovecharon para tomarse una foto y usaron la emotividad para trabajar su popularidad.

El caso del león es una más de las coyunturas que se usan para mover la opinión pública y distraer su atención. Son cortinas de humo que no tienen como trasfondo acciones para solucionar un problema estructural. La visita del Fiscal General de la Nación al león es el más perverso acto de este circo, que hasta el momento ha tenido en escena actores con diversas destrezas que capitalizan la inocencia infantil de nuestra sociedad.

Es inaceptable que el evento central del viaje del Fiscal a Cali haya sido visitar el león dadas las condiciones de inseguridad que vivimos. La capital del Valle no es ajena a lo que significa que el 90% de los delitos quede en la impunidad, situación que tiene que ver con las limitaciones presupuestales y técnicas de la Fiscalía. Entiendo que haya que investigar los motivos del deterioro del león y sus responsables, pero no acepto que este sea un caso prioritario del Fiscal.

Mientras Colombia siga perdiendo el sentido de las proporciones e invirtiendo su escala de valores, nunca encontrará la senda que la convierta en una sociedad civilizada. ¿Hasta cuándo aplaudiremos trucos baratos de magia de los funcionarios?

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar