Mario Germán Fernández De Soto

Defender la Policía

Mario Germán Fernández De Soto

Ante la violencia desatada por las bandas criminales contra los policías del país, se requiere de una verdadera cruzada nacional para fustigar a quienes atentan en forma cobarde contra la institucionalidad al cegar la vida de servidores públicos que trabajan día y noche por la tranquilidad ciudadana.

No es posible que en pleno siglo XXI los grupos de delincuencia residual hayan asesinado a 35 uniformados y la sociedad colombiana no se manifieste con expresiones masivas de rechazo ante semejante crueldad.

Los policiales víctimas de esta oleada fratricida han sido masacrados en ejercicio de sus funciones misionales con alevosía y sin ninguna oportunidad de defenderse legítimamente, porque en su mayoría han sido objeto de emboscadas que vulneran el derecho internacional humanitario, en razón de sus móviles y circunstancias medrosas por parte de quienes siembran el terror y la angustia de una población civil inerme ante hechos punibles llenos de maldad y de dolor.

Hoy muchas familias lloran a sus muertos y reclaman del Estado colombiano garantías para los policiales que cumplen con su deber sacrificando hasta su propia vida por una nación que ha sido indolente frente al holocausto que viven los integrantes de una organización que vela por el mantenimiento de la convivencia para el ejercicio de los derechos y libertades públicas y para asegurar la paz en el territorio nacional.

La sociedad colombiana en pleno tiene el deber moral de repudiar estos actos de instrumentalización de agentes del Estado para generar el miedo, pretendiendo que la institución policial baje la guardia en la custodia de la vida, honra y bienes de toda una ciudadanía que tiene el derecho a convivir dignamente.

Es menester hacer un llamado a la solidaridad nacional y al señor Presidente de la República para que se tomen acciones especiales de protección a patrulleros, subintendentes, mandos del nivel ejecutivo, agentes del cuerpo profesional, personal de auxiliares , a oficiales y suboficiales para que no se derrame más sangre policial.

Hay que combatir todas las formas de delincuencia común y a las bacrim con la fuerza legítima del Estado, defendiendo a nuestra Policía Nacional. “Dios y Patria”.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar