Contentos y descontentos

Hugo E. Gamboa Cabrera

Woody Allen, gran director y actor del cine, de esos que nos ponen a reflexionar sobre la vida, sobre la cotidianidad, decía: “No conozco la clave del éxito, pero sé que la clave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo”.

Traigo a colación esta frase a raíz de mi nota anterior, que molestó a ciertas personas porque mencioné a Adolf Eichman, quién movido por la “trivialidad del mal”, fue el responsable de planear y ejecutar a seis millones de judíos, durante la segunda guerra mundial, y no me referí a los supuestos más de seis mil muertos denominados “falsos positivos”, que le achacan al expresidente Álvaro Uribe Vélez.

Y no toqué este tema teniendo en cuenta que es algo que todavía se investiga y, por tanto, no hay condenados. Sería irresponsable de mi parte, como “irresponsable” fue un conocido periodista y político izquierdista, quién hace poco relató en una crónica que el responsable del genocidio de miles de integrantes de la Unión Patriótica fue el expresidente ya fallecido Virgilio Barco Vargas. Nadie le creyó y la historia pasó de agache.

Vaya a saber uno si es porque Barco no es Uribe o porque ese señor realmente no fue responsable de semejante crimen.

Sin embargo, valga decir que es tanta la polarización política en nuestro país que uno no sabe a quién creerle, empezando por la justicia nacional, donde de alguna manera quieren quitar del medio al señor Uribe, teniendo en cuenta que este exmandatario se atrevió a cuestionar a la Corte Suprema por recibir regalos y dádivas de un mafioso italiano —Georgio Sale— para que no lo tocaran ni lo extraditaran a su país, además de otras situaciones similares con bandidos colombianos, que dejó “tocados” a varios magistrados.

Rara vez mencionan en el caso de “falsos positivos” al entonces mindefensa, Juan Manuel Santos; supongo que también es porque no es Uribe.

Pero lo peor es que mientras la Fiscalía General, desde la época de Eduardo Montealegre, enemigo político de Uribe, habla de dos mil y pico de “falsos positivos”, ahora sale la JEP a decir que son más de seis mil, situación que pone a dudar a muchos si tenemos en cuenta que la esposa del mayor enemigo de Uribe, senador Cepeda, ocupa un cargo importante en dicha jurisdicción judicial, amén de que un colectivo que lleva el nombre de su señora madre —Yira Castro— ya fallecida y reconocida líder del partido comunista colombiano, apareció con un informe de otros “falsos positivos”, sumado al de un sinnúmero de colectivos afines al senador del Polo Democrático.

¿Difícil, cierto? De este asunto puede resultar cualquier cosa, reitero, gracias a la polarización política que padecemos. Vaya uno a saber.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar