Rosa María Agudelo

Comunidades secuestradas

Rosa María Agudelo

El anuncio del paro armado del ELN nos preocupó a los caleños por la presencia que el grupo está haciendo en la ciudad y en municipios vecinos. A raíz de esto escuché a varias personas decir que afortunadamente nada había pasado en la ciudad. El grueso de la población del país vive en las ciudades y eso hace que la mayoría sea indolente frente a la realidad del conflicto que se vive en las zonas rurales, especialmente en las fronteras con Ecuador y Venezuela. Esta semana conocí la historia de una joven de 15 años cuya familia vive en Guapi. Ella tuvo que ser sacada a escondidas del municipio tras recibir el anuncio de que sería reclutada por uno de los grupos ilegales que opera en la zona. Su hermano había corrido con la misma suerte el año pasado. La tía de los jóvenes me compartió un audio de los guapireños que rueda por las redes sociales en los que se les amenaza de muerte si salen de sus casas a ciertas horas o si hacen ciertas actividades. Ella describe la situación de su familia como secuestrada en Guapi, lugar en el que la ley es la del más fuerte. No podemos sentirnos aliviados porque en las grandes ciudades no esté pasando “nada” porque ellos también son Colombia. Sin duda, debemos cerrar filas y actuar de manera contundente para retomar el control territorial de todo el país. Los problemas nos son pequeños y mirar para otro lado, desconocerlos, no los soluciona.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar