Antes de la serie

Luis Ángel Muñoz Zúñiga

La celebración de los noventa y cuatro años del natalicio de Gabriel García Márquez, 6 de marzo de 1927, es un referente para reivindicar al escritor más grande de la literatura latinoamericana.

Varios críticos aseguraron que es el más importante de la lengua castellana después de Miguel de Cervantes Saavedra, porque se han vendido más de 50 millones de copias de Cien años de soledad, obra cumbre traducida a 70 idiomas. Una de las satisfacciones que le puede quedar a un profesor es haber inducido entre sus estudiantes su lectura.

Nunca olvidaré ese día que mi maestro Mario Zúñiga, hace medio siglo, mayo de 1967, cuando comenzaba mi bachillerato, llegó a dictarnos la clase con un ejemplar de la novela que en su diestra levantaba, cual se tratase de un trofeo porque él había logrado comprar uno de los pocos ejemplares de preventa que los lectores se disputaron a primera hora en la librería. Entonces nos puso a volar la imaginación cuando empezó a leer todo ese mundo mágico de Macondo.

Muchos años después ante el pelotón de mis propios estudiantes, recordé aquella mañana en que mi maestro me llevó a conocer la literatura.

Ahora cuando anuncian que pronto Netflix exhibirá una serie cinematográfica de Cien años de soledad, pienso que se quebrantará la voluntad de Gabo, quien siempre se negó a ceder los derechos de su obra maestra.

Por eso, antes que proyecten las escenas de esa serie, invito a los profesores de lengua castellana a promover que los niños experimenten la inolvidable sensación de hacer volar su imaginación.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar