Cali, agosto 3 de 2020. Actualizado:

TEMAS DESTACADOS:

Dagma busca nuevas alternativas

¿Son suficientes las compensaciones arbóreas en Cali?

A raíz de la tala de 183 árboles en un lote contiguo a la Plaza de Toros de Cali, se revivió la polémica sobre las compensaciones arbóreas que no serían suficientes, según explicaron expertos.

El ambientalista José María Borrero considera que se han permitido indemnizaciones “que finalmente no compensan la cobertura forestal.

En ese sentido, el modelo de compensación no le restituye a una ciudad paupérrima en materia de arbolado los ejemplares que por alguna u otra razón se han permitido talar y, en ese sentido, se aumenta el déficit arbóreo de la ciudad”.

Héctor Alejandro Paz Gómez, subdirector de Calidad Ambiental del Departamento Administrativo del Medio Ambiente, Dagma, señaló que “la norma ambiental nacional faculta o permite a un particular o a una entidad pública que quiera hacer un producto de infraestructura, una construcción, solicitar ante la entidad ambiental un permiso de aprovechamiento forestal de árboles aislados para solicitar una tala o un traslado de un árbol para hacer su proyecto”.

Pese a que Cali es una ciudad caracterizada por sus zonas verdes, el déficit arbóreo es cercano al 63.25%, con la base de que la ciudad debería tener cerca de 800 mil especies y actualmente se registran alrededor de 294 mil.

Resarcimientos
En una auditoría especial a las concesiones de agua y compensaciones arbóreas otorgadas por el Dagma, realizado en el 2017 por la Contraloría de Cali, el órgano de control “pudo comprobar que se han permitido compensaciones que no son propiamente con reposición de ejemplares arbóreas, sino que se han permitido compensaciones con publicidad y un tipo de modalidades que no corresponden propiamente al espíritu de las disposiciones legales”, manifestó José María Borrero, ambientalista.

Oposiciones
En la ciudad son cada vez más frecuentes las protestas por proyectos que impliquen la tala de árboles. Además de las obras que se construirán al lado de la Plaza de Toros, otras obras como la terminal Sur del MIO, el Zanjón del Burro y la terminal Simón Bolívar han generado polémica y oposición ciudadana.

Autoridad
El Dagma, como autoridad ambiental, está trabajando para fortalecer las normas de compensaciones arbóreas y no quiere “compensar sembrando, sino compensar sembrando y conservando árboles”.

“Lo que el Dagma va a hacer es decirle a la gente que siembre unos árboles con unas características especiales, la especie, el lugar y con mínimo un metro y medio de altura y de acuerdo con una tabla determinada, durante dos años, lo que se le tiene que hacer cada tiempo. Cosa que en dos años ya la personas nos entregue a nosotros un árbol sólido, resistente. En dos años ya la persona nos entrega un árbol fuerte, sólido. Estamos garantizando que ese 100% que se sombró le va a servir a la ciudad”, puntualizó Héctor Paz.

Dentro del nuevo reglamento, este organismos pretenderá estar antes de Planeación, es decir, que las obras que impliquen la tala de árboles se han vistas primero por el Dagma y posteriormente por Planeación y Curaduría.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

Publicidad

PUBLICIDAD
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2020. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: