Cali, septiembre 17 de 2021. Actualizado: viernes, septiembre 17, 2021 01:40

TEMAS DESTACADOS:

Conozca ejercicios de liberación

Los lazos energéticos ancestrales

No sólo heredas lo que tenga que ver con bienes materiales, el color de los ojos, o el tono de piel, se hereda toda la historia desde el principio de los tiempos hasta el momento de tu nacimiento; es por eso que los recién nacidos hoy en día desde muy temprana edad empiezan a manifestar sus cualidades, sus talentos y se abren a la vida mucho más rápido que en tiempos antiguos; folclóricamente decimos que vienen con los “chips instaurados” de la tecnología o del entendimiento de los avances del mundo, pero eso no es más que el cumulo de conocimiento a nivel celular, de lealtades y de pertenencia.

En este orden de ideas, repites las historias de padres y abuelos, teniendo resultados parecidos a los de tus ancestros, hasta que te das cuenta y decides no seguir con esas experiencias; es desde este punto que ayudas a sanar y liberar tu árbol genealógico, para que tus hijos tengan mejores oportunidades y no reincidan en conflictos innecesarios.

Liberar los lazos con la energía parental significa ante todo liberar la energía de tu propia mente y emociones. Se trata de mirar hacia adentro y descubrir en qué medida vives según el conjunto de ilusiones de tus padres, por lo que de acuerdo a ellos, se debe y no se debe hacer, las mismas que fueron basadas en sus miedos y juicios.

En www.claudiamarulanda.co, vas a encontrar opciones terapéuticas que van a impactar todos tus cuerpos: físico, mental, emocional, espiritual y etérico, con la aplicación de energía cuántica y ejercicios psicomágicos.

La intención es que cada que termines una sesión terapéutica, sientas el descanso en la completa seguridad que esa situación ya no va a repetirse porque se ha retirado el patrón de conflicto. Y lo mejor, podemos hacerlo presencial o a distancia; las sensaciones, los movimientos y la energía cuántica, no tiene tiempo, ni espacio.

Ejercicio de liberación

1. Busca un lugar tranquilo y cómodo, respira profundo, Cierra tus ojos y visualiza en la pantalla de tu imaginación una habitación cómoda para conversar.

2. Recibe a tu padre y a tu madre (estén vivos o no) e invítalos a seguir. Si consideras que hay otros miembros del árbol familiar que deban acudir al encuentro, hazlos aparecer en la escena.

3. Agradéceles haber acudido al encuentro y diles que les convocaste para devolverles lo que no es tuyo y les pertenece. Puedes poner un enorme remolino violeta que recoge y transmuta para que ellos tampoco se queden con nada que no les pertenezca.

4. Siente, libérate y pronuncia en voz alta: -Les devuelvo la responsabilidad de su felicidad. Ahora sé que no depende de mí, es responsabilidad de ustedes.

• Les devuelvo el poder de sanar sus heridas. De adulto entendí que nadie se sana si no es por un trabajo personal profundo.

• Les devuelvo las creencias limitantes que pusieron freno a su evolución. Yo me quedo con el permiso a desarrollarme plenamente en mis relaciones, mi profesión, mi prosperidad económica y creativa.

• Les devuelvo las armaduras que pusieron sobre mi corazón para protegerlo de heridas, pero que también me han impedido dar y recibir todo el amor que yo y los que me rodean hoy nos merecemos.

• Les devuelvo sus miedos, sus fobias, sus proyectos frustrados, sus monstruos y fantasmas.

5. Termina el ejercicio volviendo a agradecerles su presencia a todos los asistentes, y sobre todo, haber servido de canal para tu llegada al mundo. Observa cómo se llevan todo lo que les devolviste y se van marchando. Imprégnate de una agradable sensación de ligereza y liberación.

6. Vuelve a tu momento presente, abre los ojos y estira tus músculos antes de levantarte. Gracias, Gracias, Gracias.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

PUBLICIDAD
Publicidad
Publicidad
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2021. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: