Crónica de un enchuspado #138

Que coman de su cocinado

Gustavo Álvarez Gardeazábal

Los más furiosos, y hoy heridos, seguidores del expresidente Uribe se quedaron ayer con los crespos hechos cuando prendieron el televisor para ver el magazín de las 6 de la tarde esperanzados en que el director del programa anunciara que decretaba el estado de emergencia nacional y diera la primera campanada de aviso sobre todo lo que podría hacer para parecerse a Fujimori y poner en carta blanca el asunto.

Pero como lo dijeron los uribistas sensatos,la blandenguería de estos dos años de gobierno se la están cobrando desde hace varios meses al expresidente. Lo han hecho bajar de la popularidad y respaldo macro que siempre tuvo, ( por encima del 80%), a ínfimos porcentajes que hoy no representan ningún peligro de protesta contra los magistrados que mandaron al senador Uribe a prisión domiciliaria,y paradójicamente por cuenta de las poco ortodoxas manera jurídicas de un par de jóvenes abogados tulueños.

Para distintos colombianos,seguidores o no de Uribe, en el país hemos llegado a esta triste situación de ver a un expresidente encarcelado no por el fallo judicial que ya habrá de leerse y discutirse y controvertirse si es el caso, sino por un acumulado de equivocaciones que comenzaron con la errada selección del candidato presidencial para reemplazar a Santos. Y que continuaron aceleradas al haberse opuesto en tantos tonos a la paz exclusiva y excluyente firmada en La Habana pero, sobre todo, porque no se hizo nada contra la acción coordinada y muy visible de un grupo homogéneo de antiuribistas que pusieron banderillas o cargas de profundidad contra la gesta de Álvaro Uribe como presidente.

La historia les contará a los colombianos del futuro los nombres de quienes maquinaron el inicio de las sanciones que como cascada se vendrán contra el expresidente antioqueño y que los brujos dicen que podrán llegar hasta cuando sea pedido en extradición por Trump como estrategia electoral .Pero también la historia dirá que quien lo haya craneado tan perfectamente contó con la ayuda del desprestigio creciente que ocasionaron las babosadas emitidas durante todos los días de la pandemia a las 6 de la tarde para hacer creer que se estaba gobernando.

Y, en especial, porque lo que había que hacer, como convocar una constituyente que reformara la justicia o nombrar un gabinete que representará al país y no solo a la Sergio Arboleda, ni se hizo ni lo dejaron hacer las rencillas internas que el mismo Uribe propició dentro de su agrupación política.Que coman entonces de su cocinado.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar