Cali, septiembre 27 de 2022. Actualizado: lunes, septiembre 26, 2022 23:50

TEMAS DESTACADOS:

La Torre de Babel

La encrucijada en la que están los notarios frente a las uniones de parejas del mismo sexo es reflejo del galimatías jurídico que se vive en Colombia por cuenta de la falta de claridad en las normas. Como en este tema, en muchos otros no se sabe cómo proceder, pues la contraposición entre el legislativo, las altas cortes y los órganos de control, que tienen interpretaciones disímiles, crean caos y confusión.

La Corte Constitucional ordenó al Congreso de la República reglamentar el matrimonio igualitario, pero este no lo hizo y aprobó uniones solemnes, y ahora los notarios, a quienes les corresponde legalizar este tipo de contratos, están entre la espada y la pared, pues las parejas gay van a sus despachos a pedirles lo primero, ordenado por un alto tribunal, pero la ley sólo permite lo segundo. Para aumentar las contradicciones, mientras el Fiscal General de la Nación dice que las notarías no pueden negarse a formalizar los matrimonios para la comunidad lgtbi, el Procurador anuncia investigaciones para quienes vayan más allá de lo aprobado por el legislativo.

Lo mismo ha ocurrido con temas como la eutanasia y el aborto, indefinidos por cuenta del cruce de competencias entre la Corte Constitucional y el Congreso, y la mezcla de creencias personales de los funcionarios.

Esta misma inestabilidad jurídica que se presenta en materia de derechos individuales se da también en otros campos, la falta de precisión en normas relacionadas con asuntos financieros o de la contratación hace que muchos inversionistas se abstengan de participar en proyectos públicos, ante el temor de que cualquier asunto legal que pueda presentarse se defina por interpretaciones personales. Esta es una de las principales causas de la congestión de los despachos judiciales, pues se acude a la tutela y otro tipo de recursos que no serían necesarios si las leyes fueran precisas y las competencias de quienes deben aplicarlas también.

Si la legislación colombiana no fuera vaga, no daría lugar a interpretaciones.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

pdf diario

PUBLICIDAD
Publicidad
Publicidad
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2022. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: