Cali, septiembre 27 de 2022. Actualizado: lunes, septiembre 26, 2022 23:50

TEMAS DESTACADOS:

El trabalenguas de la justicia

El permiso de 24 horas concedido a uno de los primos Nule, presos en la cárcel de la Picota en Bogotá, para asistir a la primera comunión de su hijo en Cartagena, es sólo una pequeña muestra de la falta de coherencia e integración del Estado colombiano en el manejo de quienes han cometido actos delincuenciales.

Esa falta de integración permite excesos como la licencia de 24 horas para un hombre condenado a 14 años de prisión por el delito de peculado, hace que quienes ya han cumplido las penas sigan presos, lleva a que haya homicidas con detención domiciliaria mientras los autores de faltas menores están tras las rejas, y hace que los culpables de crímenes atroces no estén presos y condenados, sino negociando con el Gobierno Nacional en La Habana.

El problema es estructural, una cadena de fallas iniciada por quienes hacen las leyes en las que se tipifican los delitos y se establecen las sanciones, continúa en las autoridades encargadas de capturar a los delincuentes, sigue en quienes los procesan y termina en los encargados de su reclusión. Son al menos cuatro actores del mismo Estado cuya interrelación es semejante a la torre de Babel, pues cada quien va por su lado, arrojando como resultados impunidad, hacinamiento y reincidencia.

Este es un mal sobrediagnosticado, reconocido por todos los actores que se excusan en que es estructural y que ya era grave cuando ellos llegaron a administrar el problema, pero no hacen nada para cambiarlo; los congresistas siguen legislando para aumentar las causales de prisión, congestionando los juzgados y las cárceles; la Policía sigue dando captura a mandos medios y bases de las organizaciones ilegales, mientras que los cabecillas continúan libres, y los jueces siguen sorprendiendo con beneficios inmerecidos para los delincuentes.

Mientras no haya articulación entre las autoridades para enfrentar el delito, el respeto producto del temor al castigo será mínimo y en algunos casos inexistente, la impunidad seguirá rampante y la resocialización será imposible.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

pdf diario

PUBLICIDAD
Publicidad
Publicidad
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2022. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: